Friday, December 9, 2022
InicioNewsActivismo prodemocracia se extenderá cuando Irán sea responsabilizado por sus acciones terroristas

Activismo prodemocracia se extenderá cuando Irán sea responsabilizado por sus acciones terroristas

Activismo prodemocracia se extenderá cuando Irán sea responsabilizado por sus acciones terroristas

Se espera un veredicto la próxima semana en el caso de Assadollah Assadi, un diplomático-terrorista de alto rango de Irán, quien fue el cerebro de un complot para bombardear la reunión de la oposición en el corazón de Europa. Los responsables políticos europeos deberían prestar atención a la conclusión de este intento y considerar las implicaciones más amplias de lo que ha sacado a la luz.

Esas revelaciones caen en al menos dos categorías distintas. Por un lado, los detalles del caso Assadi destacan las amenazas poco veladas a la seguridad occidental que podrían surgir de las instituciones y el personal del régimen iraní en cualquier momento o lugar. Por otro lado, cuando esa amenaza surgió en el verano de 2018, reveló algunas de las ansiedades del régimen iraní por amenazas significativas a su propio gobierno. Estas amenazas persisten y, en última instancia, resultarán en democracia para el pueblo iraní.

El posible objetivo de Assadi era la reunión y conferencia “Irán libre” de junio de 2018, que había sido organizada en las afueras de París por el Consejo Nacional de Resistencia de Irán (CNRI). Aproximadamente seis meses antes, el grupo constituyente del CNRI, la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (MEK o PMOI), según los funcionarios del régimen, actuó como la fuerza impulsora detrás de un levantamiento contra el régimen que se extendió por todo Irán y duró aproximadamente un mes hasta que miles de arrestos y varias decenas de muertes lo retrasaron momentáneamente.

Revelaciones recientes del juicio de Assadi indican que cuando sus agentes, Nasimeh Na’ami y Amir Saadouni, recibieron 500 gramos de explosivo TATP directamente del diplomático, se les indicó que lo colocaran lo más cerca posible de la Sra. Maryam Rajavi, la Presidenta electa del CNRI. Los expertos han testificado que el dispositivo era lo suficientemente poderoso como para matar a innumerables asistentes al mitin Irán Libre. Y si hubiera estado muy cerca de la Sra. Rajavi, el número de muertos seguramente habría incluido a algunos de los cientos de legisladores europeos y estadounidenses y otros dignatarios que habían viajado allí para mostrar su apoyo a la causa de la democracia iraní.

Afortunadamente, las agencias europeas estaban monitoreando el viaje del artefacto explosivo, quizás desde antes de que Assadi partiera de Irán con él, con la seguridad de saber que su pasaporte diplomático lo exoneraría de los controles de seguridad ordinarios. Fue confiscado y detonado el día del evento del CNRI antes de que Na’ami y Saadouni pudieran transportarlo de Bélgica a Francia. Assadi fue arrestado al día siguiente en Alemania, antes de regresar a Austria, donde actuó como tercer secretario de la embajada de Irán en Viena, por lo que podría insistir mejor en su “inmunidad diplomática”.

La ruptura definitiva de este complot terrorista fue un gran revés para el régimen iraní, y no el primero de su tipo. Aproximadamente tres meses antes, otro equipo de operativos fue atrapado en la planificación de un ataque con camión bomba en Ashraf 3, el complejo de miembros del MEK en Albania, después de que fueron reubicados desde Irak, donde habían caído repetidamente bajo el ataque de grupos militantes respaldados por Irán. La exitosa reubicación del MEK plantea un serio desafío al régimen clerical, que a menudo ha mitigado la presión internacional al insistir en que no existe una alternativa viable a la dictadura teocrática.

Este tema de conversación se volvió mucho más difícil de mantener en 2018 cuando nada menos que el líder supremo del régimen, Ali Jamenei, reconoció el papel que había desempeñado el MEK para reunir la oposición a nivel nacional. Un ataque exitoso contra la reunión internacional más simbólica de la Resistencia iraní podría haber restaurado cierta credibilidad a la propaganda internacional del régimen. Pero ese plan y la búsqueda del pueblo iraní por un cambio de régimen continuaron.

En noviembre de 2019, Teherán ignoró el empeoramiento de las condiciones económicas del pueblo iraní para anunciar un aumento en los precios de la gasolina establecidos por el gobierno. Inmediatamente después, ciudadanos de todos los ámbitos de la vida salieron a las calles de más de 200 ciudades y pueblos, reavivando las consignas del levantamiento anterior en el proceso.

Esta vez, el régimen respondió con una violencia aún más despiadada, matando al menos a 1.500 manifestantes pacíficos. Pero incluso eso solo fue suficiente para mantener los disturbios más o menos bajo control durante unos dos meses, hasta que la Guardia Revolucionaria derribó un avión comercial en enero de 2020 y la gente se levantó una vez más para exigir la rendición de cuentas de todo el régimen.

Si el pueblo iraní está dispuesto a emitir tales demandas mientras sufre bajo el gobierno de teócratas que recientemente mataron a miles de sus compatriotas, es imperativo que la comunidad internacional exija una responsabilidad similar del régimen por su exportación de terrorismo. De hecho, el malestar recurrente dentro de Irán debería inspirar a los responsables políticos europeos y estadounidenses a reevaluar su comprensión de lo que se puede lograr al enfrentar las actividades malignas de Irán.

Ciertamente, esa confrontación es valiosa por derecho propio, en aras de desalentar más de lo mismo. Mientras la amenaza de nuevos levantamientos se cierna sobre Teherán, el régimen seguramente enviará a otras figuras como Assadi para hacer más intentos contra las vidas de quienes lideran el movimiento de Resistencia prodemocracia. Y los detalles resaltados en el juicio de Assadi sugieren que ya existe una red para tales operaciones entre las embajadas iraníes y otras instituciones.

Al cerrar esas instituciones y aislar al régimen iraní en el escenario mundial, las naciones de Europa se protegerán contra la posibilidad muy real de verse atrapadas en las crecientes amenazas terroristas del régimen y el conflicto con el pueblo iraní. Pero de una forma u otra, esas naciones eventualmente tendrán que elegir, y actuando ahora contra las redes terroristas de Irán, pueden evitar enredos más peligrosos en el futuro.

Desde principios de 2018, ha quedado claro que el régimen clerical es vulnerable en casa. Cuando sea igualmente claro que ese régimen está aislado en el extranjero, el impulso interno para un cambio de régimen solo crecerá tanto en su intensidad como en la amplitud de su apoyo. Condenar a Assadollah Assadi es el primer paso hacia este resultado, pero debe conducir a la rendición de cuentas del régimen en su conjunto.