Friday, December 9, 2022
InicioNewsEditorial: Hay que pensar ahora en derechos humanos

Editorial: Hay que pensar ahora en derechos humanos

Tras el acuerdo nuclear del 14 de julio, un grupo de funcionarios europeos han comenzado a emprender el viaje a Teherán con la esperanza de re establecer contratos económicos con el régimen de los mulás. Pero estas figuras fallan en no prestar atención al dramático deterioro de la situación de derechos humanos y al rápido incremento de la tasa de ejecuciones en Irán.

 

Inmediatamente después de la firma del acuerdo nuclear el régimen clerical se embarcó en una nueva ola de ejecuciones, incluyendo varios casos de ahorcamientos grupales. Se cree que las autoridades iraníes han ejecutado la terrible cantidad de 694 personas entre el 1ro de enero y el 15 de julio del 2015. Amnistía Internacional declaró la semana pasada que el país experimentaba un aumento de las ejecuciones sin precedentes.

“Las ejecuciones en Irán no se detuvieron durante el mes sagrado del Ramadán. Rompiendo una práctica establecida, al menos cuatro personas fueron ahorcadas en este mes” señaló el grupo de derechos humanos. “La impresionante cifra de Irán para la primera mitad de este año muestra una siniestra imagen de la maquinaria del estado emprendiendo asesinatos premeditados sancionados judicialmente a una escala masiva.”

Al menos 27 prisioneros han sido ejecutados tan solo la semana pasada. Se trata de alrededor de 4 personas diarias. Sin embargo, los políticos europeos se mantienen en silencio frente al terrible registro de los mulás en temas de derechos humanos.

 

La Sra. Federica Mogherini, jefa de la diplomacia de la Unión Europea quien visitó Teherán el 28 de julio para discutir “temas bilaterales” y oportunidades comerciales tuvo un notable silencio sobre la egregia conducta de los mulás en derechos humanos.

 

En los nueve meses que la Sra. Mogherini ha estado en su cargo alrededor de 1.000 prisioneros han sido ejecutados en Irán, las mujeres han enfrentado las más severas presiones y las minorías étnicas y religiosas han enfrentado una gran represión y discriminación. Sin embargo la Sra. Mogherini no ha emitido ni una recriminación verbal a estas atrocidades que ocurren a diario. Esto es una vergüenza para la Unión Europea cuya misma fundación se basa en contrarrestar el fascismo y apoyar la democracia los derechos humanos.

 

La Sra. Mogherini se reunión con los responsables de 120.000 ejecuciones políticas, incluyendo la masacre de 30.000 prisioneros políticos iraníes (miembros del PMOI) en el verano de 1988, así como los principales responsables de la exportación del terror y el fundamentalismo a la región.

 

Para darle la bienvenida a Teherán el régimen ahorcó un grupo de 11 prisioneros en Karaj el lunes. Sin embargo en su columna de opinión del martes en The Guardian, la Sra. Mogherini ni siquiera se refirió a la necesidad de que Teherán mejore su comportamiento en materia de derechos humanos.

 

Otros funcionarios europeos que ya han ido o planean ir a Teherán tras el acuerdo nuclear han permanecido en igual silencio sobre las violaciones a los derechos humanos en Irán

 

Hay que decirlo directamente. Llamar a Hasan Rouhani “moderado” es una ilusión, si no se hace por siniestros objetivos políticos. En menos de dos años que lleva como presidente el régimen ha ejecutado más de 1.800 prisioneros, más que cualquiera en un periodo igual en los últimos 25 años.

 

En diciembre pasado la Asamblea General de Naciones Unidas condenó las flagrantes violaciones a los derechos humanos del régimen iraní y, según el relator especial para derechos humanos en Irán de la ONU Ahmed Shaheed, la situación bajo Rouhani “ha empeorado”.

 

El Dr. Alejo Vidal-Quadras ex vicepresidente del Parlamento Europeo dijo correctamente el martes: “es una ilusión imaginar que el acuerdo nuclear llevará a un mejoramiento de la situación de derechos humanos en Irán. Todo indica que el acuerdo alentará a los mulás a abusar más de sus ciudadanos e impedir una apertura de la atmósfera política que pueda llevar a repetir los sentimientos de levantamiento contra el gobierno presenciados en las protestas del 2009”.

 

Los viajes como el de la Sra. Mogherini y de otros funcionarios europeos a Irán bajo el dominio de los mulás van contra el interés nacional del pueblo iraní y su determinación de derrocar este régimen y establecer democracia y poder popular en Irán.


Un buen sentido político dicta que la Sra. Mogherini y compañía que visitan Irán deben declarar contra los horribles abusos a los derechos humanos de Teherán y su nefasta conducta en la región, y defender los derechos básicos del pueblo iraní. Deberían dejar claro que cualquier mejora en las relaciones con Teherán depende de una mejora de la situación de derechos humanos y en el fin de la racha de asesinatos y de exportación del terrorismo y fundamentalismo. Debe quedar claro a las autoridades iraníes que deben responder por sus crímenes contra la humanidad tanto al interior como al exterior del país.