Friday, December 9, 2022
InicioNewsEDITORIAL: Las protestas de Irán continuarán hasta la victoria

EDITORIAL: Las protestas de Irán continuarán hasta la victoria

EDITORIAL: Las protestas de Irán continuarán hasta la victoria

El 26 de diciembre marcó la conmemoración del día 40 de vigilia por las más de 1,500 víctimas de la violencia contra el levantamiento nacional en noviembre (*NdT: en Irán es costumbre conmemorar especialmente el día número 40 de vigilia tras la muerte de un ser querido). El levantamiento estalló el 15 de noviembre inicialmente por un aumento del precio del combustible por parte del régimen. Aterrorizado por otra ronda de protestas, el régimen había puesto a todas sus fuerzas represivas en alerta total en todo el país.

40 días después, como dijo la principal organización de oposición, el Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI) en un comunicado el 26 de diciembre: “aterrorizado por la erupción de otro levantamiento nacional en el 40º día conmemorativo de los mártires del levantamiento de noviembre, el régimen clerical no solo cortó Internet sino que también movilizó a todas sus fuerzas represivas, incluidos la Guardia Revolucionaria, las Fuerzas de Seguridad del Estado, los Bassij, agentes de civil y agentes del ministerio de inteligencia, así como las unidades antidisturbios montadas y desmontadas en muchas partes de Teherán y otras ciudades en un esfuerzo frenético para evitar las ceremonias en honor a los mártires”.

Estas medidas sin precedentes son mucho más severas en comparación con las implementadas después del levantamiento popular de 2018. Claramente contradicen la afirmación del régimen de poder controlar la situación y calmar a la inquieta sociedad iraní.

Las autoridades del régimen cometieron asesinatos en masa para evitar el colapso de la teocracia. Según la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/MEK), más de 1,500 personas fueron asesinadas, 4,000 heridas y 12,000 arrestadas. El MEK hasta ahora ha revelado las identidades de más de 600 mártires.

40 días después, el Consejo Supremo de Seguridad Nacional del régimen todavía se niega a publicar estadísticas sobre el número de manifestantes que ha abatido, herido o incluso el número de detenidos. El nivel de miedo expresado por Teherán es otra indicación de que el levantamiento está en curso, y su objetivo no es más que la caída de este régimen.

El 6 de diciembre de 2019, Mohammad Javad Bagheri, el representante del líder supremo del régimen, Ali Jamenei, en Asalem, declaró durante la oración del viernes que los manifestantes no exigían nada del gobierno, y ya habían tenido suficiente con las políticas del régimen.

El 20 de diciembre, Mohammad Baqer Farzaneh, el representante de Jamenei en Mashhad, reveló su temor en el sermón de oración del viernes, diciendo: “La indignación de la gente está oculta … ¡y nadie puede detenerlos si esta indignación explota! … El incidente más cercano llegó en noviembre … Si ignoramos la situación de la gente, … nos azotarán, comerán nuestros cuerpos, nos romperán los huesos … ¡Es peligroso!”.

El viernes 20 de diciembre, el representante de Ali Jamenei en Teherán, Mohammad Emami Kashani, advirtió a los funcionarios del régimen y dijo: “Debemos tener cuidado, tener cuidado con el tiempo, con los problemas … ¿Qué estamos haciendo? ¿Estamos dormidos o despiertos? ¡Parece que no podemos entender los planes de nuestros enemigos!”. El temor sin precedentes de los mulás con respecto a la inevitable amenaza de ser derrocados revela que la situación de la sociedad iraní ha pasado el punto de no retorno.

Como dijo la presidenta electa del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán, Maryam Rajavi, durante el memorial de los manifestantes asesinados en Ashraf 3 -hogar de los miembros de MEK- el 22 de noviembre: “hoy, en medio del río de sangre que fluye en el calles, en medio del fuego y el humo que se eleva desde el enfrentamiento vasto y sin precedentes, y en medio de los gritos de miedo de los que gobiernan, la posibilidad de victoria y libertad es cada vez más brillante”.