Wednesday, December 7, 2022
InicioNewsEDITORIAL: Memoria De Masacre De 1988 Persigue Al Régimen Iraní – Es...

EDITORIAL: Memoria De Masacre De 1988 Persigue Al Régimen Iraní – Es Necesario Que La ONU Tome Acciones

Memoria de masacre de 1988 persigue al régimen iraní – es necesario que la ONU tome acciones

Tras 31 años, la masacre de Irán en 1988 -donde más de 30,000 prisioneros políticos fueron enviados a la horca durante unos meses- basada en una fatua de Jomeini se ha convertido nuevamente en un problema vivo en la sociedad iraní.

El decreto del ayatolá Jomeini pidió la ejecución de todos los presos políticos afiliados a la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/PMOI, Mujahedin-e Khalq o MEK) que permanecieron leales a la organización. Se formaron “Comisiones de la Muerte” en todo Irán, enviando prisioneros políticos que se negaron a abandonar sus creencias a la ejecución. Los presos políticos afiliados a otros grupos fueron ejecutados en una segunda ola aproximadamente un mes después. Las víctimas fueron enterradas en secreto en fosas comunes.

Los familiares de las víctimas testificaron en un programa de televisión satelital en vivo la semana pasada sobre el evento y revelaron nuevos secretos sobre cómo las familias habían sido y siguen siendo hostigadas por el régimen para cubrir la masacre. Se sienten igualmente víctimas del régimen durante más de tres décadas, y ya no pueden permanecer en silencio.

Los altos funcionarios del régimen se ven obligados a abordar y tratar de defender uno de los crímenes contra la humanidad más notorios de nuestros tiempos.

Los mulás querían fingir, con poco éxito, que el asunto era ya historia. Pero los crímenes contra la humanidad nunca se convierten en historia. Los responsables deben ser llevados ante la justicia incluso si ya no están en el cargo.

Pero este no ha sido el caso en Irán.

Los asesinos en masa están aún en sus cargos y dirigen el Poder Judicial del régimen y otras fuerzas.

El Jefe Judicial de Irán “presuntamente había servido en un comité que había ordenado la ejecución extrajudicial de miles de presos políticos en 1988”, según un informe de 2017 a la Asamblea General de la ONU del Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en Irán.

Una investigación realizada en 2017 por la ONG londinense Justice for the Victims of the 1988 Massacre in Iran (JVMI) descubrió las identidades de 87 miembros de la Comisión de la Muerte. Muchos aún ocupan altos cargos en el poder judicial o el gobierno. En esta lista se incluyen:

Jefe del Poder Judicial: Ebrahim Raisi fue en 1988 Fiscal Adjunto de Teherán y miembro de la Comisión de la Muerte de Teherán. Se convirtió en Jefe del Poder Judicial en marzo de 2019.

Ministro de Justicia: Alireza Avaei fue Fiscal de Dezful y miembro de la Comisión de la Muerte. Ahora es el Ministro de Justicia de Hasán Rouhani.

Vicepresidente del Parlamento: Abdolreza Mesri era miembro de la Comisión de la Muerte de Kermanshah. Se convirtió en vicepresidente del Majlis en mayo de 2019.

Asesor del Jefe de la Judicatura: Mostafa Pourmohammadi era miembro de la Comisión de la Muerte de Teherán. Desde 2018, es asesor del jefe judicial.

Vicepresidente de la Corte Suprema: Hossein-Ali Nayyeri encabezó la Comisión de la Muerte de Teherán. Actualmente es Jefe de la Corte Disciplinaria Suprema para Jueces y Vicepresidente de la Corte Suprema.

Juez de la Corte Suprema: Ali Razini se sentó en la Comisión de la Muerte de Teherán. Ahora es el Jefe de la 41ª Rama de la Corte Suprema.

Los mulás no conocen otra cosa que amenazas y represión. El 25 de julio de 2019, en una entrevista con la revista estatal Mosalas, Mostafa Pour-Mohammadi defendió la masacre de 1988 y dijo que los activistas de la OMPI recién capturados enfrentarían la pena capital.

Ali Razini dijo en el sitio web estatal Jamaran el 29 de julio de 2019 que los asesinatos se llevaron a cabo rápidamente por orden de Jomeini para evitar “ser detenidos por la burocracia”. Recientemente confesó en la televisión estatal que ordenó arbitrarias ejecuciones de miembros de la oposición en el oeste de Irán en 1988.

El anterior Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en Irán dijo a la Asamblea General: “A lo largo de los años, se han emitido una gran cantidad de informes sobre las masacres de 1988. Si se puede disputar el número de personas que desaparecieron y fueron ejecutadas, una evidencia abrumadora muestra que miles de personas fueron asesinadas sumariamente”.

Hasta que se revele toda la verdad de la masacre de 1988 y se responsabilice a los perpetradores, no habrá incentivos para que el régimen de Irán detenga los abusos contra los derechos humanos.

Mientras el Consejo de Derechos Humanos se prepara para su sesión de septiembre, las Misiones Diplomáticas en Ginebra deberían presionar al Consejo para que establezca una comisión de investigación sobre la masacre de 1988.

Las familias de las víctimas en Irán esperan que el Relator Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos en Irán, Javaid Rehman, y el Relator Especial sobre la promoción de la verdad, Fabian Salvioli, investiguen la masacre de Irán en 1988 como parte de sus mandatos. E instan a la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, a apoyar el lanzamiento de una misión independiente de investigación de este crimen contra la humanidad.

La comunidad internacional debe actuar con urgencia para poner fin a la cultura de impunidad del régimen.