Friday, December 2, 2022
InicioNewsEDITORIAL: Sermón de Jamenei en la Oración de los Viernes muestra que...

EDITORIAL: Sermón de Jamenei en la Oración de los Viernes muestra que el régimen se encuentra al borde del colapso

EDITORIAL: Sermón de Jamenei en la Oración de los Viernes muestra que el régimen se encuentra al borde del colapso

Durante toda la semana pasada el aparato de propaganda del régimen clerical en Irán había estado ocupado promocionando el primer sermón en la Oración de los Viernes en ocho años del Líder Supremo Ali Jamenei. La propaganda del régimen alcanzó el nivel internacional, dando la impresión de que Jamenei iba a abordar cuestiones importantes.

Pero el viernes, contrariamente a la propaganda del régimen y las expectativas de los medios, Jamenei no tenía nada importante que decir. Al repetir las mentiras habituales, simplemente trató de demostrar que el establecimiento todavía está de pie. Ahora, la pregunta es ¿por qué Jamenei participó en la Oración del Viernes y qué objetivo estaba persiguiendo?

En su discurso Jamenei habló sobre “dos semanas llenas de acontecimientos” y expuso su miedo a las protestas del pueblo iraní y sus consignas. Durante las últimas dos semanas, el levantamiento ha sido el evento más importante en Irán. Ha sido la fuente de todas las crisis en las que está envuelto el régimen, y lo ha paralizado.

Después de la eliminación del jefe de la Fuerza Qods de la Guardia Revolucionaria Qassem Soleimani, todo el aparato de propaganda del régimen, como lo hacen todos los dictadores, intentó reunir una gran multitud para el funeral de Soleimani. El plan consistía en demostrar que el régimen todavía goza del apoyo popular, por un lado, para elevar la moral de sus fuerzas y, por otro lado, obtener legitimidad internacional. En reacción al derribo del avión de pasajeros ucraniano y la muerte de 176 pasajeros por parte de la Guardia Revolucionaria la gente salió a las calles y arruinó el plan de Jamenei. Las protestas tuvieron lugar en muchas ciudades de todo Irán con el lema principal de “muerte a Jamenei”. Los manifestantes también rompieron fotos de Qassem Soleimani. En su discurso, el Líder SUpremo, sin mencionar el lema de “muerte a Jamenei”, reaccionó a las imágenes desgarradas de Soleimani, lo que indica que esta acción se realizó de manera extensa y generalizada.

Al participar en la oración del viernes y reunir algunas multitudes, Jamenei tenía la intención de hacer una demostración de poder. El aparato de propaganda del régimen al anunciar que los boletos de metro son gratuitos para la oración del viernes, trayendo personas de otras ciudades en autobuses, y otras iniciativas intentaron reunir grandes multitudes para el evento, pero el establecimiento fue derrotado. En su discurso, Jamenei demostró que su régimen está al borde del colapso.

Los observadores independientes estimaron que el número de personas que participaron en la Oración del viernes de esta semana fue de 45,000 personas como máximo, y es por eso que las manifestaciones progubernamentales anunciadas fueron canceladas más tarde. Además, en su discurso, Jamenei planteó algunas cuestiones que fueron un recordatorio del discurso de Shah en sus últimos días.

El 5 de noviembre de 1978, en un discurso conocido como “escuchar la voz de la Revolución”, el Shah, al llamar a los manifestantes “jóvenes desesperados que se ven obligados por la pasión y la emoción”, dijo: “Pido a los líderes intelectuales de la juventud que elijan la mejor forma de lucha por el establecimiento de una democracia real al llamar a la juventud a la calma y el orden. Hago un llamado a los padres y madres iraníes que, como yo, están preocupados por el futuro de Irán y sus hijos para guiarlos y evitar que participen en los disturbios y la anarquía, y para evitar que se lastimen a sí mismos y a su país en base a su pasión y emoción”.

De manera similar, Jamenei, en su discurso del 17 de enero de 2020, repitió los comentarios del Shah de otra manera y dijo: “Algunas personas, basadas en los medios estadounidenses y británicos, están tratando de abusar de este triste evento (derribo del avión ucraniano por parte de la Guardia Revolucionaria), y sientan las bases para olvidar el glorioso funeral y la dura venganza. Obviamente, algunos son jóvenes y emocionales, pero otros no están dispuestos a comprender y mantener el interés nacional”.

“Joven y emocional” es el nombre en clave común que Shah y Khamenei expresaron para los manifestantes amantes de la libertad. Los mismos manifestantes que cantaban: “Muerte a los opresores, ya sea el Shah o el Líder”.

Después de ese discurso, todos estaban convencidos de que el tiempo para el gobierno del Shah había llegado a su fin. El 15 de diciembre de 1978, George Ball, miembro del Consejo de Seguridad Nacional de Estados Unidos y asesor político del presidente Jimmy Carter, quien visitó Irán y escribió un informe sobre la situación, dijo: la caída del Shah es inevitable”. Poco tiempo antes, las agencias de inteligencia estadounidenses informaron que Irán “no está en una situación revolucionaria o incluso prerrevolucionaria”.

La asistencia de Jamenei a la Oración del viernes es indicativo del hecho de que el reciente levantamiento de los estudiantes universitarios y el pueblo de Irán, con sus consignas, ha golpeado el corazón del régimen; consignas tales como: “Tantos años de crímenes, muerte al Líder Supremo”, “Comandante en Jefe, renuncia, renuncia”, “No dimos a los mártires para comprometer y alabar al líder asesino”, “Muerte al dictador”, “Jamenei es un asesino, su gobierno es nulo y sin efecto”, y “Jamenei escucha, somos el pueblo, no los matones”. Jamenei ha escuchado las consignas del pueblo en voz alta y clara, y lo obligaron a salir de su cueva. El Líder Supremo acudió a la Oración del viernes para decir, como el Shah, que está “escuchando la voz de la Revolución”, pero como es un mulá y un hipócrita, usa un lenguaje inverso para responder a los lemas de los manifestantes.

Así como el reinado del Shah, tras el “escuchar la voz de la Revolución” no duró mucho, después de este espectáculo ridículo, la dictadura de Jamenei tampoco durará mucho. Esto no es una afirmación vaga, es una ley ya observada en la historia.