Friday, December 2, 2022
InicioNewsEl nuevo año académico de Irán: una muestra de la amplificación de...

El nuevo año académico de Irán: una muestra de la amplificación de las crisis sociales

El año escolar de Irán comenzó el 23 de septiembre. Como cualquier otra ocasión nacional, el año académico 2021 en Irán mostró la profundidad de las crisis sociales en Irán bajo el régimen de los mulás.

El año académico comenzó con cientos de protestas en todo el país por parte de profesores y académicos debido a sus malas condiciones de vida. En Teherán y otras ciudades los maestros realizaron protestas frente al Ministerio de Educación y las oficinas gubernamentales. Estas protestas se suman a la ola de movilizaciones a nivel nacional el sábado pasado.

Los maestros iraníes protestan contra las políticas destructivas del régimen, su incapacidad para clasificar a los maestros en función de sus años de experiencia y educación, la negativa a ajustar sus magros salarios con la creciente tasa de inflación y la negativa a pagar la pensión de los maestros jubilados o los salarios de los maestros a tiempo parcial.

Los maestros cantaban durante sus manifestaciones recientes:

• “Los funcionarios están haciendo falsas promesas”.

• “Los maestros morirán pero no aceptarán la deshonra”.

• “Docentes jubilados en solidaridad con los que trabajan”.

• “Los trabajadores de la educación están despiertos y hartos de mentiras”.

• “Los maestros encarcelados deben ser liberados”.

En un comunicado que marcó el inicio del nuevo año académico, el Consejo de Coordinación de Maestros de Irán señaló la deplorable situación de los maestros y subrayó sus demandas.

“El gobierno y el Parlamento están obligados a aprobar esta iniciativa. Si se aprueba e implementa esta iniciativa, la base legal para el salario de los maestros será al menos el 80 por ciento del de los miembros de la facultad, porque los maestros y los miembros de las juntas de profesores deberían recibir salarios iguales”, se lee en el comunicado. De hecho, el régimen tiene las manos en los bolsillos de los maestros al negarse a mantener sus salarios en un nivel decente. La línea de pobreza en Irán es de 120 millones de riales (alrededor de $ 437 por mes). Sin embargo, muchos profesores reciben 35 millones de riales, lo que significa que se les paga alrededor de 1.300 euros al año.

“La campanada del primer año escolar bajo la nueva administración sonó mientras las demandas y los retrasos en los salarios de los maestros crecen y se intensifican cada año”, escribió el diario estatal Etemad el 25 de septiembre. Pero los maestros no son los únicos que sufren. Debido a la corrupción institucionalizada del régimen, las vidas de muchos iraníes están devastadas y la mayoría de la gente vive por debajo del umbral de la pobreza. La base salarial de los trabajadores es de 2 millones y 600 mil Tomanes en 2021. El régimen ha aumentado los salarios en un 10%.

“Los funcionarios culpan constantemente al aumento de los salarios por el aumento de la inflación. El aumento del 10% en los salarios no cumple con la línea de pobreza de 10 millones de Tomanes”, escribió el diario estatal Kar-o Kargar el 21 de septiembre. Los costos estimados de material de oficina personal son de casi 3 millones de Tomanes. Los trabajadores iraníes reciben casi 4 millones de Tomanes. Por lo tanto, deberían gastar la mayor parte de sus salarios para pagar el material de oficina de sus hijos. Además, el régimen cobra a los padres.

También, el régimen no ha decidido si debido a la pandemia Covid-19 debe continuar los estudios en línea o asistir a las escuelas. Estudiantes iraníes de tan solo siete años se han suicidado en los últimos dos años por no poder comprar un teléfono inteligente para asistir a clases en línea.

Mohammad Mehdi Zahedi, miembro de la Comisión de Educación Parlamentaria, dijo al Mashreq News, -medio estatal-, el 13 de junio de 2020, que “hay mafias en el Ministerio de Educación con un ingreso anual de 10 billones de tomanes”.

La corrupción institucionalizada del régimen y su necesidad de financiar actividades ilícitas en la región ha motivado durante años a los mulás a saquear la riqueza nacional o aprovechar cualquier oportunidad para robar las pertenencias de la gente. Esta mafia está formada por las llamadas “instituciones educativas”, que están conectadas sistemáticamente con las instituciones corruptas del régimen.

Ahmad Naderi, miembro de la comisión de educación del Parlamento, dijo a la televisión estatal: “La mafia educativa acepta realizar el examen de ingreso en el mismo plazo y ha ejercido una presión extraña sobre mis colegas y sobre mí. Debido a que tienen un contrato de un año, deben terminar el año con el estudiante. A partir de ahora, el examen de ingreso de este año aún no ha terminado. Se están inscribiendo para el examen de ingreso del próximo año. Cerca de 8 billones de tomanes son casi el volumen de negocios de esta mafia educativa. Un extremo de esta mafia está en la organización de evaluación. Desafortunadamente, debo decir que la propia organización de evaluación realiza exámenes, pruebas y toma dinero de las personas y sus hijos de manera ilegal. La organización de evaluación también está involucrada en la mafia de la educación”.

 

Otra preocupación que tienen los profesores y estudiantes iraníes, junto con las familias, es la amplificación de la crisis de Covid-19. Debido a la política inhumana de Covid-19 del régimen y al negarse a vacunar a toda la población, muchas familias temen que sus hijos se infecten con la nueva variante de Covid-19. El régimen había comenzado a vacunar a niños y adolescentes con las controvertidas vacunas Sinopharm.

Los hechos mencionados anteriormente solo muestran una parte de las crisis sociales actuales en Irán. La gente está sufriendo a manos de este régimen. De hecho, estas crisis y las acciones del régimen han aumentado el odio del público hacia el régimen. Las recientes protestas de maestros y personas de otros ámbitos de la vida demuestran este odio público hacia el régimen.

Como subrayó el diario estatal Arman el 26 de septiembre, “La sociedad iraní no puede tolerar por más tiempo las pruebas y los errores [del régimen]. Se quitan oportunidades a la gente y a los funcionarios. Hoy nos encontramos en una situación especial en la que el [régimen] necesita tomar decisiones urgentes”.