Saturday, November 26, 2022
InicioNewsEl nuevo director de la Agencia Nuclear de Irán muestra el compromiso de Teherán con las...

El nuevo director de la Agencia Nuclear de Irán muestra el compromiso de Teherán con las estrategias engañosas

Por: Alejo Vidal-Quadras

El domingo pasado la agencia estatal de noticias rusa Sputnik publicó una entrevista con Mohammad Eslami, el nuevo director de la Organización de Energía Atómica de Irán. Eslami tocó una serie de puntos extremadamente familiares al comentar sobre el estado y el futuro del programa nuclear de Irán y el acuerdo nuclear de siete partes que permanece en soporte vital a la espera de las negociaciones en Viena que tienen como objetivo volver a implementarlo.

Esas negociaciones se han estancado desde junio, cuando Ebrahim Raisi fue “elegido” como el nuevo presidente iraní. La abrumadora mayoría de ciudadanos iraníes boicoteó esa elección, pero la victoria de Raisi fue orquestada de antemano por los altos mandos del régimen.

El ascenso de Raisi fue ampliamente reconocido como parte de un proceso mediante el cual Jamenei ha estado consolidando el poder entre un pequeño grupo de funcionarios ultraleales y de línea dura. Como tal, se espera que la administración Raisi presida un aumento en las actividades malignas de Irán, incluidas sus actividades relacionadas con el enriquecimiento nuclear y la posible adquisición de armas nucleares. Las declaraciones y acciones del régimen durante los últimos meses han justificado en gran medida estas expectativas, al igual que evaluaciones independientes como los últimos informes trimestrales del Organismo Internacional de Energía Atómica.

Cuando se publicaron esos informes en septiembre, la AIEA estimó que Irán había aumentado su arsenal de uranio enriquecido al 20 por ciento en más de un tercio desde mayo, de 62,8 kg a 84,3 kg. Los informes también señalaron que al menos 10 kg de uranio se habían enriquecido al 60 por ciento, lo que les pone a solo un paso técnico muy corto de la capacidad de desarrollar armamento.

Sputnik le preguntó directamente a Eslami sobre una serie de disputas y, en cada caso, Eslami rechazó las críticas relevantes como producto de las conspiraciones occidentales, pero no ofreció pruebas que sugirieran que las acusaciones eran falsas. En un caso, se le preguntó a Eslami sobre la presencia de material nuclear en tres sitios no revelados que fueron el tema central de uno de los últimos informes del OIEA. Respondió llamando al contenido de esos informes “noticias falsas” y culpándolos de información obsoleta proporcionada por miembros exiliados de la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/MEK), principal grupo de oposición iraní.

“El OIEA, como organismo internacional, no debe caer en estos trucos y convertirse en un títere en manos de este grupo terrorista”, dijo. Pero independientemente del papel que jugó el MEK en llamar la atención sobre los sitios no revelados en primer lugar, los comentarios de Eslami simplemente ignoran el hecho de que fueron las propias autoridades iraníes quienes recolectaron muestras de suelo de esos sitios después de demolerlos e intentar desinfectarlos. Fue en esas muestras donde el OIEA encontró rastros de material nuclear, lo que confirma que en algún momento hubo más actividad nuclear en curso en Irán de lo que nadie se había imaginado.

Este hecho deja abierta la posibilidad de que todavía haya más actividad nuclear iraní en curso de la que se ha expuesto en los informes del OIEA. Los rastros de material en Parchin y otros sitios no declarados representan sustancias radiactivas que no se contabilizan y que aún pueden estar circulando entre instalaciones iraníes conocidas o desconocidas. Esta brecha en el conocimiento representa una amenaza para la seguridad internacional, y esa amenaza solo se ha intensificado desde que Irán comenzó a violar sistemáticamente los términos del Plan de Acción Integral Conjunto luego de la retirada de Estados Unidos de ese acuerdo en 2018.

 

Como se destaca en los últimos informes del OIEA, esas violaciones han acercado más que nunca al régimen iraní a la capacidad de desarrollar armas nucleares. En ausencia de una descripción completa de lo que logró el régimen en este campo antes del inicio de las violaciones del Acuerdo Nuclear, no hay forma de decir con certeza lo que eso significa. Sabemos que Irán tiene 10 kg de uranio, lo que está al borde del grado de desarrollo de armas nucleares, pero no sabemos realmente si eso es todo lo que tiene.

Teherán todavía insiste en que Estados Unidos debe eliminar todas las sanciones económicas antes de que el régimen iraní siquiera considere un marco para revertir las violaciones. En los últimos días, el ministro de Relaciones Exteriores del régimen, Hossein Amir-Abdollahian, explicó que si Estados Unidos se toma en serio la restauración del acuerdo nuclear, debería liberar 10 mil millones de dólares en activos congelados de Irán de inmediato.

Para crédito de las potencias occidentales, estos ultimátum son ampliamente reconocidos como no iniciadores en lo que respecta a las conversaciones de Viena. Sin embargo, parece que esos ultimátum aún no han desafiado seriamente la voluntad de los políticos occidentales de aceptar la palabra de los funcionarios iraníes cuando dicen que el régimen no está buscando activamente armas nucleares y que la fatwa de Jamenei constituye una garantía significativa de cooperación futura.

En realidad, no existe tal garantía y el régimen iraní ha demostrado repetidamente ser un socio negociador indigno. En sus próximos tratos con la administración Raisi, las potencias occidentales deben presionar por mucho más que las actividades nucleares iraníes que simplemente no alcanzan un “nivel permisible” vagamente definido y fácilmente alterado para el Líder Supremo del régimen. A la luz de los desarrollos recientes, ni siquiera deberían aceptar el punto de referencia original del Acuerdo Nuclear de uranio enriquecido al 3,67 por ciento. Si Teherán se niega rotundamente a adoptar una estrategia de transparencia total, su programa nuclear debe ser desmantelado en su totalidad.