Monday, December 5, 2022
InicioNewsEx presidente iraní muy crítico con el régimen

Ex presidente iraní muy crítico con el régimen

CNRI – La situación doméstica en Irán empeora a cada momento. Lo que empezó todo fue las protestas de finales de diciembre pasado donde la gente salió a las calles de todo el país cansados de una mala situación económica, que hacía imposible comprar los elementos más básicos para una familia. El descontento se amplió rápidamente y las protestas se convirtieron en grandes manifestaciones contra el gobierno que pidieron el fin del régimen. Ciertamente ahora más que nunca se hace necesario un cambio de régimen.

Mientras continúa luchando contra la propia población de su país, el régimen iraní también lucha para mantenerse unido. Las diferentes facciones enfrentan duras divisiones y la “línea dura” y los moderados de Rouhani parecen no poder ponerse de acuerdo en nada. Mientras pelean en público en los medios y son incapaces de alcanzar consensos no han podido trabajar por el bien del país.

El 14 de febrero un diputado iranó señaló que el científico y académico sueco-iraní Ahmadreza Jalali no recibió un juicio justo y fue víctima de una inmensa presión para dar una confesión falsa en televisión nacional. Jalali fue encarcelado por “espiar contra Irán a favor de Israel” un cargo que niega firmemente. Su apelación fue rechazada y el régimen iraní ignoró peticiones de organizaciones de derechos humanos de todo el mundo para anular la sentencia a muerte que le fue impuesta. Se encontraba en Irán trabajando cuando fue arrestado.

Los medios iraníes ahora informan que el expresidente del régimen Mahmoud Ahmadinejad ha hablado sobre la corrupción en los altos mandos del país. Se le prohibió participar del juicio de sus excolaboradores y por ello criticó al sistema judicial y al Líder Supremo en declaraciones hechas a las afueras del edificio de la corte de Teherán.

Afirmó que la revolución antimonárquica de 1977 se hizo para lograr justicia pues había gente muriendo de pobreza mientras otros tenían muchas riquezas. Dijo que otro objetivo de la revolución era la libertad de expresión y lograr ejercer los derechos propios y señaló que el gobierno es responsable de asegurar que estos derechos se respeten y no lo contrario.

Ahmadinejad fue muy crítico con el sistema judicial -“uno de las instituciones más importantes del Estado”- afirmando que reprimía a quien criticaba al régimen. Dijo: “un joven es detenido por protestar, un hombre que protesta por la pobreza en la que está sumida su familia es arrestado. Ellos [las fuerzas represivas de seguridad] arrestan y encarcelan a la gente y entregan los cadáveres diciendo que se suicidan o sufren sobredosis. No hay un cuerpo investigativo independiente”.

Durante las recientes protestas cientos de personas fueron arrestadas y encarceladas. También se registraron docenas de muertes, muchas en circunstancias sospechosas. El régimen ha atribuido muchas de estas muertes a “suicidios”.

Ahmadinejad expresó su sentir sobre un futuro cambio de régimen: “déjenme decir una cosa: esto no seguirá así para siempre y os prometo que viene un cambio. Veréis que Dios hará pronto que cambien las cosas”.