Wednesday, December 7, 2022
InicioNewsIrán ha rechazado un compromiso nuclear y ahora Occidente debería hacer lo...

Irán ha rechazado un compromiso nuclear y ahora Occidente debería hacer lo mismo

Irán ha rechazado un compromiso nuclear y ahora Occidente debería hacer lo mismo

Los signatarios occidentales del Acuerdo Nuclear con Irán de 2015 propusieron recientemente conversaciones informales entre todos los participantes como punto de partida para la restauración de los compromisos estadounidenses e iraníes. El régimen iraní rechazó rápidamente esa propuesta en la última señal de su falta de voluntad para comprometerse. Esto debería reconocerse como quizás la señal más clara hasta ahora de que los esfuerzos para lograr tal compromiso no tienen valor y que las potencias occidentales deben adoptar un enfoque más asertivo.

Gran Bretaña, Francia, Alemania y la Unión Europea en su conjunto se han mantenido obsesivamente comprometidos con la preservación del acuerdo tal como está escrito. Aunque Teherán nunca estuvo satisfecho con las medidas que los europeos tomaron para obstaculizar las sanciones de Estados Unidos, esas medidas indicaron claramente que el régimen tendría apoyo internacional mientras trataba de esperar a que terminase el período de la anterior administración estadounidense. Más que eso, demostraron tal devoción por el Acuerdo Nuclear que hicieron posible que Teherán emitiera demandas unilaterales y esperara que naciones mucho más fuertes las cumplieran.

Esto es exactamente lo que está sucediendo en este momento, y el rechazo de Irán a la propuesta de conversaciones abiertas es solo el último ejemplo del régimen que intenta forzar a las autoridades occidentales a ignorar sus propias escaladas. Sin duda, las negociaciones se habrían centrado en la demanda muy razonable de que Irán dé los primeros pasos hacia la restauración del Acuerdo Nuclear o trabaje junto con la administración estadounidense para avanzar en conjunto hacia ese objetivo.

Este tipo de comportamiento es la razón por la que el régimen iraní nunca debería ser el beneficiario de una oferta de compromiso. Y eso, a su vez, es un recordatorio de las debilidades fundamentales del Acuerdo del 2015. Todo el acuerdo nuclear fue un ejercicio de concesiones inmerecidas por parte de Occidente, que se vendieron como un compromiso, pero que se parecían más a la capitulación y el apaciguamiento de un régimen que se negaba sistemáticamente a ser franco sobre sus propias intenciones.

El Acuerdo Nuclear de 2015 casi apoyó la afirmación de Irán de su “derecho” al enriquecimiento de material nuclear, abandonando el objetivo de larga data de detener esa actividad en favor del objetivo mucho más modesto y, en última instancia, ineficaz de ralentizarlo lo suficiente como para hacer retroceder la “ruptura” de Irán -el tiempo necesario para desarrollar un arma nuclear-. Los críticos del acuerdo describieron con razón que esto le daba a Irán un camino claro hacia la capacidad de armas nucleares, un camino que consistía en cumplir con un pequeño conjunto de restricciones en sitios nucleares divulgados públicamente mientras avanzaba con sus avances en otras áreas de desarrollo, o en lugares que no habían sido identificado por el Organismo Internacional de Energía Atómica.

Con el tiempo, los funcionarios del régimen iraní revelaron que su estrategia era aún más audaz que esto e implicaba evitar las restricciones supuestamente acordadas siempre que fuera posible. En enero de 2019, el jefe de la Organización de Energía Atómica de Irán se jactó ante los medios estatales iraníes de cómo simplemente habían fingido desactivar el núcleo de una planta de agua pesada en Arak que representaba una posible vía de plutonio hacia un arma nuclear. Ali Akbar Salehi detalló la estructura de ese reactor y explicó que el AEOI estaba destinado a llenar una serie de tubos con cemento, pero en cambio compró componentes idénticos como señuelos y vertió el cemento a través de ellos.

Salehi continuó diciendo que el régimen orquestó otros engaños con respecto a sus supuestos compromisos de reducir la capacidad de enriquecimiento de uranio. “No pude explicar esto en ese momento, pero teníamos una contramedida, y mientras procedíamos con el caso, no lograron lo que habían planeado y no nos quedamos atrapados en el punto muerto del enriquecimiento”, dijo en noviembre del 2019, momento en el que Teherán había puesto de manifiesto sus engaños mediante la rápida reanudación y expansión de sus actividades de enriquecimiento anteriores al Acuerdo Nuclear.

Si bien los apologistas de la posición de Irán podrían argumentar que el régimen estaba justificado para reducir y luego abandonar sus compromisos en represalia contra la retirada de Estados Unidos, no pueden justificar o explicar el ritmo al que se revocaron esos compromisos. Innumerables críticos del acuerdo han intentado destacar las violaciones instantáneas y sistemáticas de Irán como evidencia de que el Acuerdo nunca había impuesto restricciones significativas a la actividad nuclear del régimen en primer lugar.

Una diferencia clave entre estos dos grupos de comentaristas es que los partidarios de Irán creyeron a los mulás cuando dijeron que nunca habían tenido la ambición de obtener un arma nuclear, mientras que sus oponentes entendieron que esa afirmación era solo el comienzo de una larga línea de engaños. Debido a que estos últimos reconocieron las dimensiones militares preexistentes del programa nuclear de Irán, también reconocieron que el régimen mentiría ansiosamente para defenderlo y al mismo tiempo presionaría a sus adversarios con la esperanza de obtener concesiones que ayudarían a despejar el camino.

El mes pasado, se demostró que los oponentes de Irán y los críticos del Acuerdo del 2015 tenían razón en su comprensión de la situación, cuando el ministro de Inteligencia iraní, Mahmoud Alavi, reconoció que la aversión declarada por el régimen a las armas nucleares no era más que humo. Hizo referencia al edicto del líder supremo del régimen, Ali Jamenei, que declaraba que esas armas estaban en contra del Islam, solo para dejar en claro de inmediato que la fatwa podría ser revocada y contradicha en cualquier momento. “La fatwa prohíbe la producción de armas nucleares, pero si empujan a Irán en esa dirección, no es culpa de Irán”, dijo. “Aquellos que empujaron a Irán en esa dirección serán los culpables [del desarrollo de un arma nuclear iraní]”.

Simplemente no hay excusa para que Estados Unidos o cualquiera de sus aliados caigan en esta táctica transparente de concesiones unilaterales, en ausencia de un compromiso. Irán ha rechazado rotundamente ese compromiso al tiempo que expone sus propias ambiciones malignas. La suya no es razón para que las potencias occidentales ofrezcan algo más de lo que ya tienen.