Friday, December 2, 2022
InicioNewsIrán: protestas en Isfahán y tácticas de distracción del régimen

Irán: protestas en Isfahán y tácticas de distracción del régimen

Los dictadores han estado utilizando la estrategia de “divide y vencerás” durante siglos. Pero para la teocracia gobernante de Irán con su esencia engañosa, esta estrategia ha sido un pilar fundamental de la formulación de políticas públicas. Después de dos semanas de manifestaciones de agricultores en el lecho seco del río Zayandeh Rud en Isfahán, las fuerzas de seguridad irrumpieron en su campamento improvisado en las primeras horas del jueves y quemaron sus tiendas de campaña.

Los agricultores ya habían estado convocando a sus conciudadanos para una gran reunión el viernes y la represión solo se sumó a la ira pública hacia el régimen y su aparato de seguridad. Los lugareños que anteriormente se habían reunido pacíficamente y protestaban por la escasez de agua comenzaron a corear consignas políticas, como “abajo con el dictador” y “abajo con Jamenei”. Cuando el régimen percibió el peligro de un levantamiento, recurrió al libro de jugadas habitual: el engaño y la opresión. Si bien los manifestantes fueron brutalmente golpeados por la policía antidisturbios y calificados de “matones y gamberros” por los medios estatales, el régimen también intentó fomentar la disensión entre los manifestantes. Los videos obtenidos por la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/MEK) muestran a varios miembros de los paramilitares Basij disfrazados de manifestantes, y cuando la gente grita “abajo con el opresor, ya sea el jeque o el Sha”, estos basijis tratan de desviar las demandas de la gente cantando “Descansa en paz Reza Shah” y “Reza Shah, ¿dónde estás? ¿Por qué no vienes en nuestra ayuda?”.

Desde el resurgimiento de protestas populares generalizadas en Irán en 2018, el Ministerio de Inteligencia y Seguridad del régimen iraní ha tratado de reprimir a los manifestantes y, al mismo tiempo, redirigir sus demandas por un país democrático y un cambio de régimen. La primera ronda de grandes protestas en Irán estalló en 2018. Las demandas sociales de la gente rápidamente se volvieron políticas, y la gente exigió un cambio de régimen. El líder supremo del régimen, Ali Jamenei, reconoció rápidamente que el principal grupo de oposición de Irán, Mojahedin-e Khalq (MEK), desempeñó un papel de liderazgo durante las manifestaciones.

Otros altos funcionarios del régimen siguieron su ejemplo. El 24 de abril de 2020, el sitio web estatal Nasim-e Kermanshah de Irán volvió a publicar un artículo impreso inicialmente por las agencias estatales Nama News y Nasim News. Este artículo refleja el miedo del régimen al MEK y su impacto en la sociedad. La publicación se eliminó más tarde y la hemos vuelto a encontrar. En este artículo, uno de los representantes de Jamenei reconoce de forma anónima que los funcionarios del régimen y los medios de comunicación estatales hablan de la monarquía depuesta como una “distracción” para evitar que las personas se unan al MEK o lo apoyen. “Entonces, Haji explicó que hay un gran error en nuestros medios. Este error no se trata de ‘conocer al enemigo’, sino de ‘lidiar con el enemigo’. Cualquiera que haya trabajado duro para preservar la herencia del Imam [Ruhollah] Jomeini sabe claramente que el único enemigo de la República Islámica es el MEK. Pero, una vez que entramos en una guerra mediática con este grupo, vemos que nuestros escritores, los que dan discursos, etc. intentan vincular la monarquía al MEK”. “Hoy, escuché al comandante Kazem Mojtabaei. Dijo que el MEK y los partidarios de la monarquía estaban liderando los incidentes recientes (en 2018)”, dice el representante de Jamenei. “El problema es que en sus comentarios, el comandante Mojtabaei distrajo involuntariamente las mentes de las personas y las fuerzas leales del sistema para que no se centraran en el enemigo principal, que es el MEK. ¿Cómo diablos podríamos describir a la monarquía como el principal enemigo del sistema? ¿Han dado siquiera un paso serio para perturbar nuestra seguridad nacional? ¿Son incluso una fuerza organizada? Son solo un nombre, una monarquía y algunas personas dispersas. Por lo tanto, estas personas nunca han sido y no representarán una amenaza para el sistema”. Entonces el representante de Jamenei pregunta: “¿Por qué cree usted que algunos saben claramente que el enemigo es el MEK -y que los partidarios de la monarquía no son más que una broma- y sin embargo difuminan el rol del real enemigo del sistema?” “Uno de nuestros amigos que había luchado durante la defensa sagrada [el nombre del régimen para la guerra Irán-Irak] y a quien había visto varias veces levantó la mano y con una simple palabra dio la respuesta: ‘Haji -una distracción-‘”, se lee en el artículo.

Este artículo reconoce además que Mahmoud Alavi, ex Ministro de Inteligencia del régimen, declaró: “Todos los medios de comunicación han sido notificados de que dondequiera que deseen advertir del peligro de la Organización Mojahedin-E Khalq, deben mencionar el nombre de la ‘monarquía’ o ‘Reza Pahlavi’ junto a él. “¡Para que el MEK no se destaque en la mente de las generaciones más jóvenes!”.

El régimen ha utilizado esta táctica fallida de “distracción” en muchas ocasiones. Tras una serie de protestas en diferentes ciudades iraníes a partir de abril de 2018, el régimen intentó desviar las demandas de la gente enviando a sus matones contratados a unirse a la multitud y hacerlos gritar eslóganes a favor de la monarquía. “Estos grupos se han vuelto tan imprudentes que envían a algunas personas al parlamento con los lemas sin precedentes de Reza Shah descanse en paz”, escribió el medio estatal Jomhur-e Eslami el 26 de junio de 2018. También maniobran libremente, con la policía escoltándoles. Este grupo es el mismo que asiste a las oraciones de los viernes en Teherán y a las marchas [controladas por el estado]”.

El renombrado activista político y de derechos de los maestros iraníes Hashem Khastar, en un mensaje en Telegram en 2019, subrayó que la línea roja inadmisible del régimen es que cualquiera se asocie con el MEK. “El 10 de noviembre de 2018, cuando las fuerzas de seguridad tuvieron que ceder a las presiones del heroico pueblo de Irán y liberarme del hospital psiquiátrico de Sina, dos agentes de seguridad se acercaron y me dijeron que emitiera un comunicado contra el MEK porque el grupo me había apoyado. Hicieron hincapié en que la línea roja para ellos no es el líder supremo sino el MEK”, escribió Khastar. “En abril del año pasado, cuando los agentes de inteligencia asaltaron mi jardín, me preguntaron por qué no trabajo con el príncipe heredero Reza Pahlavi. ¿Quieres que llamemos a su móvil para que hables con él?, Le dije que no”, añadió. El Sr. Khastar agregó que “el régimen está tratando de alentar a los disidentes a moverse hacia el campo de los monárquicos y al mismo tiempo infiltrarse dentro de sus filas para mostrar apoyo al Príncipe Heredero y atacar al régimen y simultáneamente atacar al MEK. En otras palabras, retratar al MEK como el principal enemigo en lugar de la República Islámica”. Khastar reveló que el régimen intenta comprar crédito para sus agentes, y “algunos de ellos incluso pueden ser encarcelados por un tiempo para que puedan mantener una mejor posición entre [la gente] y poder avanzar en su misión de manera más efectiva”.

Conclusión

En un campo de batalla, los comandantes intentan lograr la victoria utilizando una estrategia de distracción. Intentan convencer a su contraparte de que sus fuerzas principales están en algún lugar donde realmente no están. El régimen de los mulás también intenta lograr la “victoria” o más bien mantener su control sobre el poder al enfrentarse a su principal enemigo, que es el pueblo iraní y su movimiento de resistencia organizado.

Por lo tanto, el régimen utiliza varias estrategias de distracción para cambiar el curso de los acontecimientos o reorientar las demandas de la gente del “cambio de régimen” y la “democracia” hacia simples llamados a reinstaurar un sistema dictatorial depuesto y a los individuos que hoy en día lo representan. El pueblo iraní derrocó al régimen del Sha en 1979, pero los mulás robaron esta revolución a los iraníes y establecieron su teocracia viciosa. El régimen sabe que la monarquía tiene poco o ningún apoyo entre los iraníes. Por lo tanto, los mulás intentan unir las protestas populares y las demandas de democracia del pueblo a una dictadura derrocada. Al hacerlo, el régimen envía este mensaje al mundo de que mis disidentes son partidarios de otra tiranía, no personas que solo exigen libertad.

Joseph Goebbels, ministro de Propaganda de Adolf Hitler, dijo: “Diga una mentira que sea lo suficientemente grande y repítala con suficiente frecuencia, y el mundo entero la creerá”. Los mulás en Irán han seguido el plan de Goebbels, a veces llevándolo al siguiente nivel. Pero esta táctica de “distracción” y mentir no funcionará. Como se ve en las protestas en Isfahán, la gente grita “abajo con el dictador”, silencia los gritos a favor de la monarquía y grita contra el régimen. Esta es la realidad de la sociedad iraní que anhela la libertad, la democracia y la soberanía.