Wednesday, February 1, 2023
InicioNewsLa farsa de elecciones presidenciales de Irán y sus consecuencias sociales

La farsa de elecciones presidenciales de Irán y sus consecuencias sociales

CNRI – La farsa de elecciones presidenciales del régimen ha terminado. Se puede ver este tema desde diferentes ángulos para analizar los resultados, Uno de ellos es la revelación de la extensión del grado de corrupción y decadencia al interior del régimen clerical.

Debido a la revelación de la enorme cantidad de malversación y robo sistemático, y la escala de la corrupción durante la campaña, sin duda aumentarán las protestas sociales más que nunca. Diferentes grupos de iraníes, a través de protestas y manifestaciones diarias han mostrado durante años que están muy insatisfechos con las actuales condiciones económicas. Están dispuestos a presionar al gobierno aún más para recuperar sus derechos perdidos.

Sin embargo, las revelaciones de los candidatos durante los debates presidenciales fueron apenas la punta del iceberg en un mar de corrupción. Se hizo claro a los iraníes que este régimen, debido a su naturaleza corrupta y ladrona, no quiere ni puede mejorar la situación económica. Algunas de las confesiones admitidas expuestas durante los debates son que 25 millones de personas viven en la pobreza absoluta y que la tasa de desempleo llega al 40%.

Mientras la Guardia Revolucionaria mata a residentes nómadas de las fronteras, que traen de regreso mercancías de países vecinos, la misma Guardia importa bienes ilegales desde sus 114 puertos y puestos de aduana. Algunos miembros del gabiente de Rouhani contrabandean ropa. El director de campala es el propietario de uno de los principales centros comerciales de vestimenta extranjera en el país. Los agentes de la alcaldía de Teherán golpean a los vendedores callejeros y destrozan sus carritos mientras el alcalde regala tierras avaluadas en 1.2 mil millones de dólares a sus familiares. Cada día cientos de personas protestan que sus propiedades han sido robadas por la Guardia y las cooperativas afiliadas a esta milicia. No tienen a quien acudir para lograr justicia y defender sus derechos.

Durante la campaña, dos leales al régimen Ahmad Tavakoli y Abbas Abdi declararon en un discurso: “enfrentamos una red sistémica de corrupción actualmente. En este momento la maquinaria y los mecanismos responsables de guardar los recursos y combatir la corrupción también son parte de corrupto sistema. Se protegen los unos a los otros. Por tanto ahora son uno más en la cadena de corrupción”.

Los candidatos a la elección también reconocieron:

– Las oportunidades y la riqueza están en manos de un 4%. Como resultado un 96% de la población no tiene acceso a estas.

– Las diferencias de clase han aumentado drásticamente en años recientes.

– Hay actualmente 3 millones de casas públicas vacías, pertenecientes al mismo 4% más rico.

– 11 millones de jóvenes no tienen hogar. Para hacerles propietarios al menos un millón de casas públicas deberían ser puestas en el mercado cada año.

– Más de 10 millones de personas no saben leer ni escribir.

– Los subsidios durante la presidencia de Ahmadinejad eran de 45 mil Tomans ($15) y ahorra son 15 mil ($5), lo que representa un tercio del poder de compra

– En el año 2016 se emitieron préstamos por un total de 530 mil millones de Tomans, pero no es claro hacia quién fueron.

– Una torre de 33 pisos, por ejemplo, fue entregada a un individuo que robó 3.8 mil millones de dólares de dineros públicos.

Esto es apenas la punta del iceberg.