Thursday, July 25, 2024
InicioNewsNoticias de Irán: Incendio en el hospital Qaem de Rasht provoca una...

Noticias de Irán: Incendio en el hospital Qaem de Rasht provoca una trágica pérdida de vidas

Escrito porFarid Mahoutchi

El martes 17 de junio por la mañana temprano, se produjo un incendio devastador en el hospital Qaem en Rasht, Irán, que provocó la muerte de nueve pacientes y heridas a más de 120 personas. El incendio, que se inició en el sótano del hospital alrededor de la 01:30 horas, tardó tres horas en controlarse, tiempo durante el cual reinó el caos y la confusión.

El jefe de bomberos de Rasht confirmó el origen del incendio en el sótano pero no especificó la causa. Los relatos de testigos presenciales y los informes del personal del hospital sugieren fallas significativas en los protocolos de seguridad y la respuesta de emergencia. Según un paciente, a pesar de la alarma de incendio a todo volumen y el humo espeso que llenaba los pasillos, el personal de enfermería inicialmente descartó la alarma como un disparador falso y restringió el movimiento de los pacientes hasta casi las 2:30 am. Este retraso en la evacuación contribuyó significativamente a las víctimas, ya que muchos pacientes sufrió por inhalación de humo.

En un relato desgarrador, un testigo describió cómo un bombero agresivo finalmente forzó la evacuación gritando y empujando a los pacientes y sus familias hacia las salidas de emergencia. Esta conducta poco profesional, combinada con las aparentes acciones de autoconservación del personal del hospital, exacerbó el pánico y la desorganización, lo que provocó más lesiones y casi asfixia.

Durante el incendio, 142 pacientes se encontraban en el hospital. Las operaciones de rescate llevaron al traslado de 95 pacientes a otros hospitales de Rasht. Sin embargo, la mayoría de los fallecidos eran pacientes críticos en la UCI y la UCC, lo que genera preocupación sobre la preparación del hospital y la eficacia de sus protocolos de emergencia.

Los informes iniciales sobre el número de muertos variaron, pero el Ministro de Salud, Bahram Einollahi, confirmó más tarde nueve muertes. Einollahi afirmó que el incendio se atribuyó a un mal funcionamiento en el sistema de alimentación ininterrumpida (UPS) y en los sistemas eléctricos de emergencia ubicados cerca de la UCI. Esta explicación, sin embargo, se contradice con los detalles en el sitio web del hospital, que afirmaban que el Hospital Qaem, construido en 2013, tenía 220 camas, contrariamente a la afirmación del ministro de que era una construcción de 2015 con 150 camas.

En una crítica más amplia, la presidenta electa del Consejo Nacional de Resistencia de Irán (CNRI), Maryam Rajavi, condenó la negligencia y la corrupción del gobierno. Ella afirmó: “ En el régimen opresivo y autocrático de Jamenei, el pueblo de Irán enfrenta sufrimiento y desastres diarios. Esto incluye la trágica pérdida de vidas y las lesiones sufridas por pacientes indefensos durante el incendio en el Hospital Qa’em en Gilan, así como la difícil situación de los trabajadores desposeídos atrapados bajo los escombros tras el colapso de la mina Shazand. “

“Extiendo mi más sentido pésame a las familias de las víctimas y rezo por la pronta recuperación de los heridos. Los mulás gobernantes se centran únicamente en preservar su opresiva dictadura clerical, mostrando un flagrante desprecio por la vida y el bienestar del pueblo. Sólo hay una solución: levantarse y derrocar a este régimen. Mientras el régimen clerical permanezca en el poder, estos desastres seguirán ocurriendo”, concluyó.

La declaración de Rajavi refleja un sentimiento generalizado de que muchos edificios iraníes, incluidos hospitales, carecen de medidas de seguridad adecuadas contra desastres como incendios y terremotos. Su llamado a un cambio de régimen subraya la frustración y desesperación que sienten muchos iraníes que enfrentan tragedias recurrentes .

Este incidente en el Hospital Qaem no sólo pone de relieve graves deficiencias en la respuesta de emergencia y la seguridad de los edificios, sino que también amplifica el creciente descontento con la incapacidad del régimen actual para proteger a sus ciudadanos de desastres evitables.