Wednesday, December 7, 2022
InicioNewsPara detener las provocaciones nucleares del régimen iraní, primero el mundo debe...

Para detener las provocaciones nucleares del régimen iraní, primero el mundo debe poner fin a su impunidad

Por: Mansoureh Galestan

Gran parte de la atención internacional sigue centrada en el programa nuclear de Irán y la posible restauración del acuerdo de 2015, un acuerdo sumamente defectuoso que estaba destinado a mantener ese programa bajo control. Esta situación conviene al régimen simplemente porque mientras el mundo esté obsesionado con las discusiones sobre el Plan de Acción Integral Conjunto, apenas se habla de las otras actividades malignas de los mulás.

Se espera que todas esas actividades se aceleren en las próximas semanas y meses, a medida que se ponga en marcha la agenda del presidente del régimen, Ebrahim Raisi. Esa agenda tendría consecuencias nefastas para los intereses occidentales, la seguridad global y especialmente el bienestar del pueblo iraní. Y aunque algunas de esas consecuencias pueden deberse a un aumento de las provocaciones nucleares de la administración Raisi, la verdad es que la posible adquisición nuclear del régimen no es el problema más urgente.

Las autoridades del régimen han estado haciendo un esfuerzo consciente para mantener la atención del mundo centrada en el acuerdo nuclear intensificando una estrategia arriesgada practicada desde la “elección” de Raisi en junio. El jueves, el nuevo jefe de la Organización de Energía Atómica del régimen condenó a los inspectores de la Agencia Internacional de Energía Atómica como “poco profesionales”, incluso mientras se preparaba para las conversaciones con el jefe de la agencia en la próxima semana. Las declaraciones de Mohammad Eslami acusaron al OIEA de estar “colgado de viejos asuntos insignificantes”, aun cuando reconoció que se habían retirado las cámaras de vigilancia de una instalación nuclear iraní, oscureciendo aún más la visión del mundo de las actividades actuales e históricas en este campo.

Tales acciones, acompañadas de una retórica que retrata al régimen como víctima de la “arrogancia” occidental, son claramente indicativas de la sensación de impunidad que reina en Teherán. La próxima reunión de la OIEA se produjo poco después de la publicación del informe trimestral de la agencia sobre el programa nuclear de Irán y el estado del acuerdo nuclear. El informe destacó avances sustanciales en ese programa en el transcurso de unos tres meses, incluida la expansión de las existencias de uranio enriquecido de un 20 por ciento de 62,8 kg a 84,3 kg. También enfatizó que Teherán se ha negado durante más de dos años a proporcionar respuestas satisfactorias sobre la presencia de rastros nucleares en tres sitios no declarados.

Este es el “viejo problema insignificante” que Eslami descartó el jueves. Pero la falta de una resolución a ese problema significa que la comunidad internacional aún no tiene un conocimiento básico de la naturaleza y el alcance de las actividades nucleares que el régimen había realizado antes de las negociaciones que llevaron al acuerdo nuclear. Lamentablemente, al implementar ese acuerdo sin ese entendimiento, la comunidad internacional envió un mensaje a Teherán de que puede escapar de las consecuencias y cosechar recompensas mientras continúa con las mismas actividades engañosas o provocadoras que en el pasado.

Este mensaje ha sido reforzado por los signatarios europeos que se aferran al acuerdo a pesar de las violaciones sistemáticas y, en última instancia, amplias del régimen, que han llevado el programa nuclear del régimen a su etapa más alta de avance hasta el momento. Teherán no se ha enfrentado a nuevas sanciones ni a un mayor aislamiento diplomático a causa de esas violaciones, y las negociaciones sobre la restauración del acuerdo nuclear siguen estando técnicamente abiertas a pesar de que el régimen ha rechazado todos los planes para una nueva sesión desde junio, después de haber rechazado previamente todas las propuestas concretas y mientras insiste en que se eliminen todas las sanciones de Estados Unidos antes de que el régimen siquiera considere revertir sus medidas de provocación.

Sucumbir a la extorsión nuclear del régimen es una medida peligrosa. No se espera que las provocaciones de Teherán lleguen a su fin, en la esfera nuclear o en cualquier otra área, a menos que la comunidad internacional desafíe primero la impunidad del régimen. Pero en los últimos meses, esa impunidad solo se ha expandido, impulsada en gran parte por la reacción internacional, o la falta de ella, a la presidencia de Raisi y la confirmación de los nombramientos de su gabinete.

La Sra. Maryam Rajavi, presidenta electa del Consejo Nacional de Resistencia de Irán, describió la nueva administración en agosto como “la encarnación de cuatro décadas de dictadura religiosa y terrorismo de los mulás, cuya misión principal es enfrentar el levantamiento popular y para saquear la riqueza nacional, intensificar el terrorismo y el belicismo, y expandir los programas antipatrióticos de misiles balísticos y nucleares”.

La Sra. Rajavi señaló que muchos de los asesores de Raisi son oficiales de la Guardia Revolucionaria y están sujetos a sanciones por parte de Estados Unidos y la Unión Europea y que al menos uno de ellos está sujeto a una orden de arresto de Interpol por su participación en actos terroristas. Pero cada uno de estos detalles palidece en comparación con el hecho de que el nuevo presidente del régimen ha sido reconocido durante mucho tiempo como uno de los principales perpetradores de la masacre de 30.000 presos políticos en 1988, una masacre en la que nadie ha sido responsabilizado a nivel internacional.

 

Desde que quedó claro que sería instalado en la presidencia por el líder supremo del régimen, Ali Jamenei, la Resistencia iraní ha estado pidiendo a las potencias occidentales que finalmente exijan la rendición de cuentas de Raisi y del régimen en su conjunto por el que expertos han descrito como el peor crimen contra la humanidad desde la Segunda Guerra Mundial.

Las provocaciones del régimen son posibles gracias al mensaje de impunidad que han recibido del exterior. Quizás el mayor recordatorio reciente de esa impunidad fue la presencia de una delegación europea en la inauguración de Raisi el 5 de agosto. Al enviar esa delegación, la Unión Europea no solo hizo la vista gorda ante las protestas de los iraníes, sino que también ayudó a legitimar el gobierno de un criminal que ayudó a matar a 30.000 hombres y mujeres en el verano de 1988 y a miles más desde entonces.

Si la comunidad internacional está tan dispuesta a aceptar a un abusador de los derechos humanos y perpetrador de lo que podría llamarse genocidio contra musulmanes moderados y otros oponentes del fascismo religioso, entonces, ¿cómo se puede esperar que Teherán tome en serio la palabra de tal comunidad cuando condenan al régimen por delitos menores? En comparación con la masacre de 1988, se podría decir con razón que los recientes avances nucleares y la falta de respuestas en los sitios sospechosos son de hecho cuestiones “insignificantes”. A largo plazo, esos problemas aún podrían tener las consecuencias más devastadoras de cualquiera de las actividades malignas de Teherán, pero si esto sucede, no será el resultado del fracaso de las potencias occidentales en negociar eficazmente con el régimen; será el resultado de que esos poderes se nieguen a convencer al régimen de que enfrentará serias represalias por las continuas provocaciones.

 

Si la comunidad internacional espera que el régimen entable negociaciones serias, debe demostrar que el costo de no hacerlo es demasiado alto, porque la impunidad de Teherán finalmente ha terminado. Esto se puede lograr, ante todo, sancionando a Raisi por crímenes de lesa humanidad, iniciando una investigación internacional formal sobre su papel en la masacre de 1988 y explorando la posibilidad de que sea procesado en la Corte Penal Internacional.