Friday, February 3, 2023
InicioNewsRégimen iraní ahorca 3 prisioneros

Régimen iraní ahorca 3 prisioneros

CNRI – Tres hombres iraníes fueron ahorcados el sábado en una prisión de la ciudad de Ilam, al oeste de Irán, anunciaron funcionarios del régimen. Los tres hombres, apenas identificados por sus iniciales A.K., R.E., y N.S. fueron ejecutados en la prisión central de la ciudad según informó el sistema judicial del régimen de la provincia homónima.

El miércoles 22 de julio en otro acto criminal el régimen inhumano ahorcó a 10 prisioneros en la prisión de Gohardasht (Rajai Shahr) de Karaj al oeste de Teherán. Otro prisionero más fue ejecutado el mismo día en la prisión de Isfahan al centro del país.

Estas atrocidades ocurren mientras los profesores llevan a cabo desde la semana pasada grandes protestas frente al Majlis (parlamento) del régimen pidiendo libertad para sus colegas encarcelados y el cumplimiento de sus derechos básicos. Frente al creciente descontento popular y sin poder cumplir con las justas demandas de la mayoría del pueblo iraní que vive bajo la línea de pobreza, el fascismo religioso gobernante en Irán, llamado “el padrino del Estado Islámico” por el pueblo iraní, aumenta constantemente la represión.

El jueves pasado la organización Amnistía Internacional señaló que el régimen había ahorcado a 694 personas entre el primero de enero y el 15 de julio de 2015. El informe dice: “la pasmosa cifra de ejecuciones en Irán para la primera mitad de este año muestra una imagen siniestra de la maquinaria del estado que lleva a cabo asesinatos a escala masiva de manera premeditada y a través de sanciones judiciales”.

Desde que el mulá Hassan Rouhani se posesionó como presidente más de 1.800 prisioneros han sido ejecutados en Irán.

El hecho de que la comunidad internacional, especialmente la Unión Europea y los Estados Unidos, cierre los ojos respecto a la catastrófica situación de derechos humanos en Irán ha alentado al régimen de los mulás a aumentar la represión y la violencia contra el pueblo iraní. Cualquier relación con el régimen debe estar supeditada al mejoramiento de la situación de derechos humanos en Irán, incluyendo la liberación de todos los prisioneros políticos.