Friday, December 9, 2022
InicioNewsReporte del Comité Internacional In Search of Justice (ISJ), sobre los campos...

Reporte del Comité Internacional In Search of Justice (ISJ), sobre los campos Ashraf y Liberty

En vísperas de la reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Irak, el comité internacional In Search of Justice (ISJ), quien cuenta con el apoyo de más de 4000 parlamentarios a ambos lados del atlántico, publicó su reporte sobre el desarrollo de los hechos ocurridos en campos Ashraf y Liberty entre las dos sesiones del Consejo.

Alejo Vidal-Quadras, vice-presidente del Parlamento Europeo y presidente de ISJ, envió este reporte con cartas adjuntas al Secretario General de Naciones Unidas, al Secretario de Estado de los Estados Unidos y presidente rotativo del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, John Kerry, y a todos los estados miembros del Consejo.

El reporte, que consta de 10 capítuclos y 100 artículos urge al Secretario General de Naciones Unidas y al Consejo de Seguridad y en particular a los Estados Unidos a tomar las siguientes acciones:

En primer lugar, convencer al gobierno iraquí a inmediatamente devolver los residentes de Liberty a Ashraf de donde serían transferidos a terceros países, y hasta entonces, pedir a las autoridades iraquíes que permitan las siete medidas de seguridad que deben ser tomadas en Liberty. Estas medidas incluyen el regreso de las T-walls, transferir bunkers pequeños al campo, la instalación de una protección de dos capas sobre el techo de todos los trailers, transferencia de chalecos antibalas y cascos de Ashraf a Liberty y de equipamento médico, así como la expansión del área del campo y el permiso para construir en el.

En segundo lugar, en tanto el reporte al Consejo de Seguridad del enviado de Naciones Unidas, Martin Kobler no será de ninguna manera imparcial, recomendamos firmemente la presencia de un representante de los residentes en la sesión del 16 de julio para que presente un reporte real y responda a las preguntas de los miembros del Consejo.

En tercer lugar, tomar en consideración las opiniones de los residentes y sus representantes sobre nombrar un nuevo enviado especial y/o algún individuo que asuma responsabilidades sobre Ashraf y Liberty en nombre de las Naciones Unidas, y asegurarse de su imparcialidad y que él/ella no trabaje bajo la influencia de los gobiernos de Irak e Irán. ISJ se muestra a disposición para proveer asesoría y experiencia respecto a estos temas al Secretario General y sus representantes.

En cuarto lugar, el Secretario General y el Consejo de Seguridad deben establecer un comité imparcial para investigar el ataque de misiles contra Liberty, el actuar de Kobler respecto a Ashraf y Liberty y los testimonios presentados por el Sr. Tahar Boumedra.

En quinta medida, pedir al gobierno iraquí que revoque el cruel cerco, especialmente el cerco médico, impuesto a Ashraf y Liberty.

En otras partes, el reporte de ISJ al Consejo de Seguridad aborda los siguientes puntos:

1.      El ataque de cohetes del 15 de junio era completamente predecible y prevenible. Además del ISJ, residentes y sus representantes y la Embajada de Estados Unidos en Irak habían advertido sobre tales ataques el 11 de febrero del 2013.

 

2.      Además de una responsabilidad moral y política, hay fuertes razones legales para que el gobierno de los Estados Unidos y las Naciones Unidas se hagan cargo de sus deberes y responsabilidades respecto a la protección de los residentes de Ashraf y Liberty. Esta responsabilidad ha crecido tras la transferencia a Liberty y los ataques de misiles. Los residentes son todas “personas protegidas” bajo la 4ta Convención de Ginebra, refugiados o demandantes de asilo y personas de interés especial, y cada uno de ellos ha firmado un acuerdo bilateral con los Estados Unidos para gozar de protección a cambio de un desarme voluntario. Los residentes fueron transferidos a Liberty basados en un acuerdo a cuatro partes (firmado entre los Estados Unidos, Naciones Unidas, el gobierno de Irak y representantes de residentes). Bajo este acuerdo, los Estados Unidos y las Naciones Unidas asumieron la responsabilidad de la seguridad y protección de los residentes.

3.      El proyecto de supuesto traslado rápido ha probado ser un fracaso absoluto. A pesar de la cooperación integral de los residentes, los líderes del campo, el PMOI y el CNRI, debemos notar que hasta la preparación de este reporte (11 de julio de 2013) sólo alrededor del 3% de los residentes de Liberty han sido transferidos fuera de Irak. En el mejor de los casos, esta cifra llegará al 10% hacia el final de 2013. En abril pasado, en un reporte del Secretario Kerry al Congreso de los Estados Unidos, este reiteró el hecho de que sus esfuerzos para encontrar países que acepten a los residentes ha resultado inútil. Por tanto, debido a la imposibilidad de un reasentamiento rápido, la única solución para la seguridad de los residentes y su protección es su retorno inmediato a Ashraf.

4.      En Liberty existe la posibilidad de otra tragedia similar a la del 9 de febrero y del 15 de junio de 2013, donde la colaboración entre los gobiernos de Irak y de Irán es bastante evidente. No hay duda alguna de la intención de estos dos gobiernos de dar más golpes. Bajo este marco, tras el bombardeo del 9 de febrero y en el periodo entre las dos sesiones del Consejo, el gobierno Iraquí ha evitado la instalación de nuevas medidas de seguridad para el campo a expensas de la seguridad de los residentes, con el objetivo de aumentar la vulnerabilidad de estos y lograr que las bajas militares sean altas.

5.      El Representante Especial al Secretario General de Naciones Unidas y sus agentes especiales, en vez de concentrarse en el tema de la seguridad, continúan su política de presentar reportes completamente falsificados y distorsionados a Naciones Unidas, a los Estados Unidos, la Unión Europea y a Irak. Esta política se concentra en dos aspectos:

          Primero: presentar a los residentes, los líderes del campo, el PMOI y el CNRI como partes responsables del fracaso del proyecto de reubicación.

          Segundo: demonizar a los residentes y a sus líderes, allanando la vía a futuros crímenes contra la humanidad y nuevos ataques.

6.      Tras el preciso análisis de 14 cartas enviadas por Kobler a los representantes de los residentes en el periodo entre las dos sesiones del Consejo, sus discursos en el Consejo de Seguridad (21 de marzo) y el Comité de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo (29 de mayo) y sus entrevistas y comentarios privados, el ISJ no tiene ninguna duda respecto a su papel artero y, a pesar de la larga espera, saluda su reemplazo por parte del Secretario General, aunque haya sido bastante tarde.

7.      Los chocantes testimonios provistos por Tahar Boumedra, anterior jefe de derechos humanos de la misión de Naciones Unidas en Irak, y asesor en Ashraf, quien renunció en protesta por las políticas de Kobler, continúan sin respuesta. Su libro recién publicado “La historia no contada del Campo Ashraf” muestra claramente que el mandato actual de Kobler era desmantelar el PMOI. Dejar estos testimonios sin respuesta por parte de Naciones Unidas extiende la colaboración en crímenes y delitos de este a toda la Organización de Naciones Unidas y al Secretario General.

Alejo Vidal-Quadras
Vice-Presidente del Parlamento Europeo
Presidente del comité internacional “In Search of Justice” (ISJ)