Saturday, November 26, 2022
InicioNewsResistencia Iraní denuncia diplomático “maestro del terror”

Resistencia Iraní denuncia diplomático “maestro del terror”

Por: James Morrison Fuente: InsideEmbassyRow

WASHINGTON –La Resistencia iraní en el exilio acusó el jueves al embajador de Irán en Naciones Unidas de coordinar el asesinato de un líder disidente iraní en Roma en 1993, y realizó un llamado a autoridades internacionales para levantar cargos criminales contra el diplomático.

Soona Samsami, el representante en Washington de la resistencia, declaró que el caso contra Hamid Aboutalebi -quien también está acusado de retener como rehenes a diplomáticos estadounidenses en 1979- está “muy claro”.

“Bajo ninguna circunstancia el responsable de una toma de rehenes y un maestro del terror debe ser admitido en los Estados Unidos y mucho menos en Naciones Unidas” dijo Samsami a Inside Embassy Row.

La policía italiana determinó que el asesinato el 16 de marzo de 1993 de Mohammad-Hossein Naghdi fue un crimen “político” dirigido por los “círculos gubernamentales iraníes”. La policía agregó que el asesinato fue parte de un “marco de acción” más amplio de parte del brutal régimen teocrático de Teherán para atacar a sus críticos.

Naghdi trabajaba como diplomático para el régimen iraní pero desertó para unirse a la resistencia en 1982 para “protestar contra las ejecuciones, torturas y masacres” por parte del régimen, informó el jueves el Consejo Nacional de la Resistencia Iraní, con base en París.

En Washington, agregó Samsami, “está bien establecido el rol de Hamid Abutalebi en el asesinato del representante en Italia de la Resistencia Iraní en 1993. Por tanto, debería enfrentar la Corte Penal Internacional en vez de ser recibido por las Naciones Unidas”.

“El nombramiento de Abutalebi hace explícitamente claro que la noción de “moderación” de Hassan Rouhani es una farsa” dijo, refiriéndose a los reportes de prensa occidentales que retrataban al presidente iraní como un reformista.

El nombramiento de Aboutalebi por Irán para Naciones Unidas pone presión a la administración de Obama, que debe decidir si le otorga una visa para trabajar en el organismo con sede en Nueva York.

Una vocera del Departamento de Estado denunció a Aboutalebi el miércoles pasado por su rol en el asalto a la embajada estadounidense en Teherán en 1979. Radicales islamistas retuvieron a 52 estadounidenses por 444 días.

Sin embargo, también aseguró que los Estados Unidos como país sede de las Naciones Unidas tiene la responsabilidad de emitir visados a los diplomáticos extranjeros allí asignados.