Friday, December 2, 2022
InicioNewsSanciones estadounidenses apoyarán a manifestantes iraníes

Sanciones estadounidenses apoyarán a manifestantes iraníes

 

CNRI – Estados Unidos ya ha anunciado su apoyo a los manifestantes contra el régimen de Irán a través de artículos, redes sociales y declaraciones televisadas, pero la administración Trump puede ofrecer una ayuda concreta al pueblo iraní atacando al régimen iraní donde más les duele: en su bolsillo,.

Algunos miembros y apologistas del régimen hablan del “modesto estilo de vida” del Líder Supremo Ayatolá Alí Jamenei como si esto hiciera olvidar sus muchos abusos contra los derechos humanos, pero olvidan que el gestiona un conglomerado corporativo multimillonario que financia sus redes políticas. De hecho sus tres compañías más valiosas (EIJO o Ejecución de la Orden del Imam Jomeini, la Fundacion Mostazafán y le Astan Quds Razavi) tienen vínculos o intereses en casi todas las industrias de Irán y valen alrededor de 200 mil millones de dólares según la Fundación en Defensa de las Democracias (FDD), un centro de investigación no partidista basado en Washington orientado a la seguridad nacional y política internacional.

La mayoría de los bienes de estas compañías fueron expropiados durante la confiscación masiva de propiedad privada tras la revolución iraní de 1979. El resto es el resultado de lucrativos contratos que el gobierno le ha dado a sus compañías, la exención en el pago de impuestos y una falta total de rendición de cuentas (sólo la oficina del líder supremo las puede auditar).

Las tres empresas cuentan con docenas de subsidiarias y empresas fachada que hacen difícil estimar verdaderamente su alcance

Sanciones

EIKO y sus 37 subsidiarias fueron sujetas a sanciones del Tesoro estadounidense en el 2013 por inversiones ilegales. Este fue claramente un golpe a Jamenei pues las sanciones se levantaron bajo el acuerdo nuclear del 2015 a pesar de que las sanciones eran no nucleares en su origen. Desde entonces las compañías que controla EIKO han firmado al menos cinco contratos con firmas internacionales como Novo Nordisk o Hyundai Ingeniería & Construcción, según informa Reuters.

No es coincidencia que las compañías de Jamenei y otros negocios de propiedad estatal hayan sido los principales beneficiarios del acuerdo nuclear. Alrededor de 90 de las 110 compañías iraníes que firmaron acuerdos con socios internacionales están controladas o son propiedad del régimen.

La Fundación Mostazafan y Astan Quds Razavi también tienen contratos con compañías extranjeras como Daewoo y Deutsche Bahn.

Si se imponen nuevas sanciones no nucleares contra las empresas de Jamenei esto tendría un gran efecto en la riqueza del régimen y en las protestas del pueblo.

Mark Dubowitz, presidente de la FDD y Saeed Ghasseminejad, investigador de este centro escriben: “La Fundación en Defensa de las Democracias ha identificado 146 compañías propiedad de Jamenei y 144 ejecutivos o miembros de consejos de administración asociados a estas empresas. La administración Trump puede usar la Ley Magnitski de 2016 para aislar al imperio empresarial de Jamenei, congelar sus bienes y sancionar a las compañías internacionales que enriquezcan al régimen iraní. Con el Presidente Trump y los manifestantes iraníes del mismo lado contra el régimen criminal y su líder supremo, es el momento de atacar”.