Friday, February 3, 2023
InicioNewsUn oficial iraquí reconoce asesinato de uno de los rehenes y su...

Un oficial iraquí reconoce asesinato de uno de los rehenes y su presencia en Irak.

La agencia oficial de noticias del régimen de los mullahs (IRNA) reportó desde Bagdad el miércoles 25 de diciembre citando a un “funcionario bien informado” iraquí que el cuerpo de Niknam (Mohammad Ratebi), uno de los siete rehenes secuestrado en Ashraf el primero de septiembre, está en Bagdad en manos del Gobierno de Irak y se cuenta entre otras víctimas. Dicho oficial describió a “Nikam” como un estratega del PMOI.

Este es un claro reconocimiento por parte del Gobierno de Irak de esta realidad donde claramente los rehenes están en Irak y que se encuentran bajo amenaza de tortura y muerte. Previamente, la Resistencia Iraní había declarado en numerosos comunicados en detalle que los rehenes están en Irak y están retenidos por fuerzas bajo el comando de Maliki.

Esto ocurre mientras un alto funcionario del Departamento de Estado declaró en una audiencia en el subcomité de Medio Oriente del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes el 13 de noviembre que “No podemos determinar con precisión donde están… las siete personas, no están en Irak”.

Foreign Policy escribió el 17 de diciembre sobre este tema que “Agentes de inteligencia estadounidenses creen {que}…comandos iraníes y fuerzas de sus amigos cercanos iraquíes también secuestraron siete miembros del MEK y los llevaron clandestinamente de vuelta a Irán. Los simpatizantes del MEK desaparecidos no han sido vistos ni se sabe de ellos desde el ataque”. Foreign Policy, citando tres oficiales de inteligencia enfatizó que “soldados iraquíes no se involucraron en lo que estaba ocurriendo en Ashraf” y señaló que oficiales de inteligencia “dicen que los miembros desaparecidos del MEK pueden ser ejecutados brevemente tras haber sido llevados a Irán, o encarcelados en instalaciones secretas para interrogación”.

El reconocimiento oficial de hoy (miércoles 25 de diciembre) del asesinato de uno de los rehenes es evidencia irrefutable de la presencia de los rehenes en Irak. Para salvar las vidas de los otros rehenes, es ahora esencial y vital que el gobierno de Estados Unidos y sus organismos de inteligencia provean toda su información y descubrimientos sobre los rehenes y el ataque a Ashraf con total transparencia y no permitan que la verdad sea sacrificada por consideraciones políticas, como en casos como el ataque terrorista a la representación estadounidense en Benghazi.

Una vez más, la Resistencia Iraní señala la necesidad imperativa de una investigación detallada e independiente por parte de Naciones Unidas y que los perpetradores de este crimen contra la humanidad sean referidos a la Corte Penal Internacional.

Se adjunta carnet de la víctima como “PERSONA PROTEGIDA” expedido por el gobierno estadounidense.