Monday, December 5, 2022
InicioNewsWashington Times: ‘Una excusa para atacar’

Washington Times: ‘Una excusa para atacar’

Un Vicepresidente del Parlamento Europeo se ha quejado de los comentarios emitidos por dos oficiales del Departamento de Estado que están siendo usados como propaganda por Irán, quien intenta aplastar disidentes exiliados en campos de refugiados iraquíes.

Alejo Vidal-Quadras, un partidario de la resistencia iraní, señaló el jueves que la prensa oficial del “régimen totalitario al mando en Irán y su prensa aliada en Iraq no han podido ocultar su alegría respecto a estas declaraciones falsas” de Elizabeth Jones, en el rol de asistente del Secretario de Estado para asuntos del Cercano Oriente.

También se quejó de comentarios similares de comienzos de este mes por parte de Wendy Sherman, Subsecretaria de Estado para asuntos políticos.

La Sra. Jones declaró la semana pasada ante un panel del Congreso que líderes de los disidentes iraníes en el Campamento Liberty en Irak han bloqueado los esfuerzos de los Estados Unidos y de Naciones Unidas para transferir a los exiliados fueros de Irak hacia Albania, quien junto a Alemania han aceptado recibir algunos de estos refugiados.

“Pasamos una gran cantidad de tiempo con los líderes intentando ayudarles a entender que deben motivar a sus compatriotas a aprovechar estas oportunidades, pero por sus propias razones se resisten a promover esto de una manera transparente que podría ser la correcta”, dijo al subcomité de Asuntos Internacionales para el Medio Oriente y África del Norte de la Cámara de Representantes.

El Sr. Vidal-Quadras agregó que la agencia de noticias del estado Iraní Fars reportó que la Sra. Jones había denunciado a los líderes del grupo por “no cooperar con la salida de sus fuerzas de Irak”.

Fars también señaló a los miembros de la disidencia como una “organización terrorista”. El gobierno pro-iraní de Irak a menudo acusa a los disidentes de terrorismo como excusa para lanzar ataques a los refugiados desarmados.

Los disidentes entregaron sus armas a las fuerzas norteamericanas tras la invasión de Irak en el 2003, poniendo fin a su lucha armada para derrocar el régimen iraní.

Más de 3.000 disidentes continuaron viviendo en unas instalaciones llamadas Campamento Ashraf al norte de Bagdad, cuartel general de su campaña militar, hasta que el gobierno de Irak pidió su relocalización al mucho más pequeño Campamento Liberty y su posterior deportación.

El Sr. Vidal-Quadras también criticó a la Sra. Sherman por sus comentarios del 15 de mayo en una audiencia ante el Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes.

La Sra. Sherman acusó a los líderes del Campamento Liberty y al Consejo Nacional de la Resistencia Iraní (con sede en París) de impedir a los disidentes en el campamento “conocer cuáles eran sus opciones” de reubicación.

El Sr. Vidal-Quadras tildó los comentarios de la Sra. Jones y la Sra. Sherman de “falsos y peligrosos” y dijo que estos podrían ser usados “como excusa [por parte de Irak] para otro ataque contra” los disidentes.

Dijo también que los líderes de los disidentes han informado a los residentes del campamento de los planes para llevarlos a Albania, pero solo 14 han sido relocalizados. También informó que líderes del campamento han notificado a funcionarios de Naciones Unidas que 100 disidentes con estatus de refugiado en Alemania están listos para ir a este país, pero ninguno ha sido transferido.

“¿No estaban la Sra. Jones y la Sra. Sherman al tanto de estos hechos?” se preguntó.

El Departamento de Estado defendió el jueves a sus dos funcionarias y de nuevo acusó a la dirigencia de los disidentes de no cooperar.

“Esto muestra la intención de estancar los esfuerzos de reubicación, impidiendo el traslado hacia ofertas firmes de países como Alemania, situación que podría afectar otros traslados ya en proceso como Albania” dijo el Departamento.

El Sr. Vidal-Quadras, un miembro español del Parlamento Europeo del Partido Popular Europeo (de centro-derecha) también es el presidente del Comité Internacional En Búsqueda de la Justicia, que reivindica la membresía de 4.000 legisladores de Europa y Estados Unidos que apoyan a los disidentes iraníes.

fuente a la original