Wednesday, November 30, 2022
InicioIssuesIranian State TerrorismIrán: ¿Qué mensaje enviaría el sacar a la Guardia Revolucionaria de la...

Irán: ¿Qué mensaje enviaría el sacar a la Guardia Revolucionaria de la lista de organizaciones terroristas?

Por: Alejo Vidal-Quadras

Contrariamente a los pronósticos optimistas sobre la finalización de las conversaciones nucleares en Viena entre Teherán, sus homólogos europeos y Estados Unidos, las negociaciones aparentemente se han topado con un obstáculo porque el régimen iraní insiste en que Washington retire el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de la lista de Organizaciones Terroristas Extranjeras.

No hace falta decir que la Guardia es en efecto una organización terrorista tanto en base a la ley como a los hechos. Eliminarles de la lista sería bastante contraproducente y perjudicial para la campaña contra el terrorismo, que se ha convertido en el desafío más serio para la estabilidad regional y mundial. Además, enviaría un mensaje evidente de debilidad y ceder ante las demandas del estado patrocinador del terrorismo más activo en el mundo.

La nueva administración en los Estados Unidos y los líderes europeos han hecho todos los esfuerzos posibles para concluir las negociaciones para revivir el acuerdo nuclear de Irán altamente defectuoso, conocido formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA, por sus siglas en inglés). Si bien Teherán fue la parte que incumplió constantemente sus compromisos bajo los términos del acuerdo, nuestros líderes presentaron tales concesiones al régimen que, como informó The Spectator en enero, “los iraníes tuvieron que frotarse los ojos para creerlo”.

El régimen iraní consideró estas concesiones como la posición inicial de Estados Unidos. Presionó por más, lo que lamentablemente incitó a Estados Unidos a considerar la posibilidad de aceptar la exigencia de Irán de eliminar a la Guardia de la lista de Organizaciones Terroristas Extranjeras (FTO) del Departamento de Estado a cambio de que el régimen se “comprometiera públicamente… a reducir la escalada en la región”. Pedir a los mulás reducir las tensiones regionales es como pedirle a un pirómano que apague el incendio provocado por ellos mismos.

El régimen iraní y sus Guardias Revolucionarios son la fuente de todo el caos en Oriente Medio y más allá. La Guardia entrena y financia a grupos terroristas como Hezbollah y los Houthis. La fuerza Quds de la Guardia causa estragos en la región al atacar a otros países. Los misiles balísticos de esta organización y su programa de armas no tripuladas no tienen fines pacíficos. El ruido de sables de esta entidad terrorista sobre sus armas de destrucción masiva y su ominosa presencia en la región llama a los líderes occidentales a borrar de sus mentes la noción equivocada de que el terrorismo podría detenerse mediante negociaciones.

El terrorismo de la Guardia Revolucionaria no se limita al Medio Oriente. Un alto diplomático de Teherán con sede en Viena, Assadollah Assadi y sus cómplices fueron arrestados en 2018 cuando intentaban bombardear la manifestación de la oposición iraní en Francia. Fueron procesados, condenados y sentenciados de 15 a 20 años de prisión por conspirar para asesinar a miles de participantes inocentes en esa conferencia. Muchos de mis colegas estadounidenses y europeos asistieron a ese evento. Es indignante ver que la entidad que envió a nuestros posibles asesinos sea eliminada de la lista de organizaciones terroristas. ¿Qué mensaje enviaría eso a otros grupos terroristas? De hecho, sería una debacle humillante en nuestra lucha contra el terrorismo. Tomar tal acción solo alentaría a Teherán para pedir más y que pueda continuar con su terrorismo con impunidad.

Los ayatolás en Irán son vulnerables. Frente a una sociedad volátil, el líder supremo de Irán, Ali Jamenei, nombró a Ebrahim Raisi como presidente. Raisi, un asesino en masa y autor clave del genocidio de decenas de miles de presos políticos iraníes en 1988, es el emisario de Jamenei para intimidar y aterrorizar al pueblo iraní y disuadirlo de desahogar su ira y frustraciones reprimidas durante cuatro décadas de represión. corrupción, mala gestión e incompetencia, que ha devastado sus medios de subsistencia.

Además de más medidas drásticas en casa, evidentes en el dramático aumento del número de ejecuciones desde que Raisi asumió la presidencia, su presidencia significa más hostilidad hacia la comunidad internacional. Si el régimen no fuera vulnerable, no habría llegado a la mesa de negociaciones. Tal como está ahora, los mulás están contra las cuerdas en casa y tambaleándose por el creciente aislamiento internacional. Ofrecerle un salvavidas en este momento enviaría un mensaje equivocado.

Winston Churchill dijo una vez: “Un apaciguador es aquel que alimenta a un cocodrilo, con la esperanza de que sea a él el último en comérselo”. ¿No ha llegado el momento de que nuestros líderes aprendan de la guerra de ocupación en Ucrania y otros eventos históricos como la Segunda Guerra Mundial que los regímenes autoritarios solo entienden el lenguaje de la firmeza y no los enfoques moderados? Los únicos premios que los mulás necesitan de Occidente son sanciones más estrictas y un mayor aislamiento. Deben ponerse de rodillas. Esta es la única manera de frenar sus actividades malignas. Nuestros verdaderos socios para llevar paz y estabilidad duraderas a Medio Oriente son el pueblo iraní, no sus opresores.

 

Dr. Alejo Vidal Quadras

Alejo Vidal-Quadras, profesor de física atómica y nuclear, fue vicepresidente del Parlamento Europeo de 1999 a 2014. Es presidente del Comité Internacional In Search of Justice (ISJ)