Thursday, February 2, 2023
InicioNewsCrisis económica en Irán: sanciones o régimen, ¿a quién culpar?

Crisis económica en Irán: sanciones o régimen, ¿a quién culpar?

Crisis económica en Irán: sanciones o régimen, ¿a quién culpar?

La crisis económica de Irán ha estado en el centro de atención de los medios de comunicación nacionales y extranjeros. Si bien el régimen y sus apologistas intentan culpar a las sanciones, una mirada más cercana a los hechos sobre el terreno demuestra que el régimen es la verdadera fuente de la crisis económica de Irán.

La situación ha llegado a un punto en el que incluso las autoridades del régimen, en medio de sus luchas internas, se refieren a la corrupción institucionalizada y la mala gestión económica del régimen de los mulás, identificándolos como la raíz de los problemas económicos del país.

“La infraestructura de nuestro presupuesto está dañada. Mire la infraestructura del presupuesto de este año. Es un récord para sus propios tipos. Indica que hay una diferencia del 36% entre los salarios y gastos [públicos]”, dijo Mohammad Bagher Ghalibaf, presidente del Majlis del régimen, el 24 de enero, según la televisión estatal.

Ghalibaf derrama lágrimas de cocodrilo por los salarios del pueblo iraní, mientras que uno de sus adjuntos, durante el mandato de Ghalibaf como alcalde de Teherán, fue sentenciado a 20 años de prisión por cargos de corrupción. Según el judicial del régimen, Isa Sharifi, diputado de Ghalibaf, había saqueado casi cinco billones de tomanes. Esta cantidad equivale a los salarios de 2500 trabajadores, que ganan 2,5 millones de tomanes al mes.

“Si bien la línea de pobreza ha llegado a los 10 millones de tomanes, los salarios de los sectores más débiles de la sociedad todavía rondan los dos millones y medio. Entonces, la brecha entre un mínimo para mantener condiciones de vida digna y la inflación se ha vuelto más crítica, especialmente este año”, escribió el diario estatal Hamdeli el 31 de enero.

Mientras los iraníes sufren de pobreza, las autoridades, las instituciones y la mafia afiliada al régimen ganan miles de millones de dólares a través de malversaciones organizadas.

“Existe una red de corrupción ‘transnacional’ en Irán, que opera en el mercado no oficial. Su valor comercial anual es de 20.000 a 25.000 millones de dólares”, dijo Abbas Akhundi, ex ministro de Carreteras y Desarrollo Urbano del gobierno de Hasán Rouhani, el 8 de febrero, en una entrevista con la agencia de noticias semioficial ISNA.

Akhundi subrayó que esta red internacional de corrupción se ha formado a lo largo de los últimos 15 años y alcanzó su apogeo durante la presidencia de Mahmoud Ahmadinejad, donde la red distribuyó más de $ 100 mil millones entre instituciones militares. Akhundi también subrayó que “la economía de Irán está lidiando con una corrupción profunda e institucionalizada”.

Mientras tanto, el salario de los trabajadores iraníes es menos de un tercio de la línea de pobreza, que “estimaciones [oficiales] indican que ha alcanzado los 10 millones de tomanes”, como afirmó el diario estatal Hamdeli el 31 de enero.

“La brecha salarial creada en los últimos años es tan grande que un aumento salarial, incluso si es del 100 por ciento, no puede cubrirla. La brecha entre los gastos de manutención y los salarios de los trabajadores es muy grande. Incluso duplicar el salario de 2,7 millones de tomanes no cubrirá los gastos de los trabajadores. En estos días, tener un apartamento de 40 a 50 metros se ha convertido en un sueño inalcanzable para los trabajadores. Con el salario que reciben, solo pueden vivir en tiendas de campaña… El costo de la canasta básica de sustento de los trabajadores es cercano a los 10 millones de tomanes, ¿cómo puede vivir con un salario máximo de 3 millones?”, escribió la agencia estatal de noticias ILNA. el 3 de febrero.

Estos números por sí solos desacreditan las afirmaciones del régimen de que las sanciones internacionales perjudican la economía de Irán.

Mientras los iraníes luchan contra la pobreza, Reuters reveló en diciembre que el régimen había invertido “$600 millones” para la “expansión del santuario Imam Hussein” en Irak.

El pueblo iraní ha estado luchando contra la pobreza durante los últimos 40 años, debido a las políticas equivocadas del régimen. El alivio de las sanciones solo significará más dinero para que el régimen continúe con sus actividades malignas.

En 2018, tres años después de que las potencias mundiales firmaran el acuerdo nuclear con Irán, conocido formalmente como el Plan de Acción Integral Conjunto, y levantaran las sanciones, las exportaciones de petróleo del régimen alcanzaron los “65.800 millones de dólares”, según la agencia de noticias estatal Tabnak.

Pero los iraníes salieron a las calles en enero y la primera serie de grandes protestas en Irán estalló debido a la pobreza extrema.

Ahora, muchos de los apologistas del régimen iraní alientan a la nueva administración de Estados Unidos a levantar las sanciones y otorgar concesiones al régimen de Teherán.

Pero “aquellos que piensan que un cambio de presidente en los Estados Unidos traerá un cambio fundamental en la economía de Irán son demasiado optimistas. La raíz de los problemas económicos de Irán se encuentra más en la política interna que en la internacional. Hay un centro de corrupción económica en el país, [que es el problema económico real de Irán]” aseguró el diario estatal Arman el 27 de enero.

Recientemente, un tribunal de Bélgica condenó al diplomático-terrorista iraní, Assadollah Assadi, y a sus tres cómplices a un total de 70 años de prisión por su intento de atentado con bomba contra la manifestación de la oposición iraní en Francia en 2018.

Durante las investigaciones, las autoridades europeas encontraron las piezas de prueba que sugerían que, además de los cientos de miles de euros que Assadi había entregado a sus tres cómplices, habían entregado grandes cantidades de dinero a una docena de agentes “desconocidos” en toda Europa.

En otras palabras, Assadi había desperdiciado la riqueza del pueblo iraní para dirigir una red terrorista en toda Europa.

La realidad de la economía de Irán, y la reciente condena de Assadi, muestra que otorgar concesiones al régimen solo ayudará a los mulás de Teherán a llevar a cabo sus actividades ilícitas.

Los líderes mundiales deberían proporcionar paquetes de incentivos al régimen. Deben mantener y aumentar las sanciones al régimen por su apoyo al terrorismo y las violaciones de derechos humanos.

El pueblo iraní subrayó su deseo de un cambio de régimen y señaló al régimen como el único problema de Irán durante las principales protestas de 2018 y 2019. Ha llegado el momento de que la comunidad internacional apoye el deseo del pueblo iraní de un cambio de régimen, democracia e igualdad.