Friday, December 2, 2022
InicioNewsEx rector de la Universidad de Teherán: “régimen iraní es el padrino...

Ex rector de la Universidad de Teherán: “régimen iraní es el padrino de grupos como el Estado Islámico”

CNRI – El primer rector de la Universidad de Teherán tras la caída de la monarquía en Irán y ex prisionero político ha hablado sobre las torturas que presenció mientras estuvo en varias cárceles en Irán, y describió al régimen de este país como el padrino de grupos como el Estado Islámico (EI).

El Dr. Mohammad Maleki de 80 años, que tiene prohibido dejar el país, comparó al Estado Islámico a la “República Islámica” (régimen) de Irán.

En un artículo titulado “El régimen de velayat-e faqih, padrino del fundamentalismo islámico”, explica las horribles torturas que presenció en los años ochenta mientras estaba encarcelado en la famosa prisión Evin del norte de Teherán y la prisión Hesar en la ciudad de Karaj.

Declaro que al contar sus memorias pretende “hacer que la gente conozca mejor las raíces del fundamentalismo actual, como el Estado Islámico”.

“Recuerdo acciones llevadas a cabo por el régimen de Velayat-e faqih, la versión iraní de Abu Bakr al-Baghdadi en los últimos treinta y algo años en nuestro amado país. Al revelar estos puedo estar revelando una gota del océano de crímenes cometidos contra el pueblo iraní”-

El Dr. Maleki señaló que esperaba que al contar estos crímenes “pueda revelar más de la verdadera naturaleza de los individuos como los líderes del régimen iraní que ahora toman posturas anti-EI”.

El Dr. Maleki contó un caso en el que en 1983, estando en prisión en el Sector 3 de Ghezel Hesar, adjunto a la Sección 4 donde estaban las mujeres prisioneras, escuchó sonidos extraños, gritos muy fuertes, sonidos de gente siendo insultada y gritando.

Cuando preguntó que ocurría en la sección contigua, el recién nombrado nuevo jefe de la prisión le respondió “Tengo un gran y horrible problema. Por ejemplo, en el Hall 1 de la sección tenemos 400 niñas y mujeres con problemas mentales que no sabemos qué hacer con ellas. No podemos liberarlas y no podemos mantenerlas aquí”.

El Dr. Maleki señala: “durante esos años, la prisión Ghezel Hesar era el lugar donde los prisioneros iban a cumplir su condena tras ser sentenciados en sesiones de corte que duraban apenas unos minutos sin la presencia de ningún abogado”.

“La mayoría de las mujeres sufrían torturas en diversos aparatos con nombres como ‘la jaula’, ‘la tumba’. ‘el día del juicio’, ‘la casa’”.

“Estos prisioneros no estaban sentenciados a muerte pero tenían condenas de cadena perpetua, o largas penas. Muchos de los arrestados llevados a Evin eran o asesinados bajo tortura o ejecutados. Decenas de cientos fueron ejecutados en 1980 y en particular en 1988 en la prisión Evin”.

“Aquellos encarcelados en Ghezel Hessar fue a quienes perdonaron la vida en Evin, pero siguieron siendo torturados en Ghezel Hessar”

El Dr. Maleki escribe: “desafortunadamente los fundamentalistas en el gobierno de Irán han causado caos,  inseguridad y guerra en cuatro países de la región: Irak, Siria, Líbano y Yemen. Mientras el pueblo de Irán y otros países de la región se queman en la pobreza y la corrupción, Abu Bakr Baghdadi y Ali Khamenei claman su dominio del mundo islámico. En realidad, ¿qué diferencia al Estado Islámico de la República Islámica?”.

El Dr. Maleki también criticó la política estadounidense en la región y planteó la pregunta: “¿Porqué, en los días en que los estadounidenses entregaron Irak en bandeja de oro al régimen iraní –padrino de los fundamentalistas- no pensaron en estos días?”

Dijo que como resultado de esta política en la región, Irán e Irak cometieron crímenes en ambos países a través de Nouri al-Maliki y su colaboración para atacar al pueblo de Irak y a iraníes refugiados en Irak.

Los miembros y simpatizantes del movimiento de oposición iraní Organización de Mojahedines del Pueblo de Irán (PMOI-MEK) que residían en Campo Ashraf y están ahora en el Campo Liberty fueron masacrados por las fuerzas iraquíes de Nouri al-Maliki a expensas del régimen iraní a pesar de ser reconocidos por el gobierno estadounidense como personas protegidas basados en la 4ta Convención de Ginebra, quien les entregó a cada uno un compromiso escrito de que les proveería seguridad y protección.