Friday, December 2, 2022
InicioNewsIrán: La "amarga pesadilla" de las protestas de noviembre de 2019 volverá...

Irán: La “amarga pesadilla” de las protestas de noviembre de 2019 volverá a suceder, advierte un experto

Las protestas a nivel nacional de noviembre de 2019 sacudieron a Irán. La gente salió a las calles tras el repentino aumento de los precios de la gasolina. En pocas horas, sus demandas se volvieron políticas, y la gente pidió un cambio de régimen. El régimen iraní escapó por poco de ser derrocado al matar brutalmente a más de 1500 manifestantes y detener a miles más.

Sin embargo, la “amarga pesadilla” de otro levantamiento de “una generación desconocida” acecha al régimen. En cuestión de días y provocando una represión más amplia que vería a innumerables activistas torturados durante un período de varios meses. El diario estatal Sharq publicó una entrevista con un sociólogo iraní, el Dr. Asef Bayat, el 16 de noviembre, titulada “La protesta de una generación desconocida”, explicando cómo el levantamiento de noviembre de 2019 difirió de las protestas anteriores en Irán. Un incidente que de hecho se convirtió en un punto de inflexión en el conflicto social entre los iraníes y el régimen de los mulás.

“Las protestas de noviembre de 2019 se desencadenaron con el aumento repentino de los precios del combustible y se extendieron rápidamente por todo el país”, se lee en la apertura del artículo. “Los indicadores económicos habían hecho sonar la alarma durante meses, pero las dimensiones de estas protestas no tenían precedentes desde la revolución [de 1979]”. Según Asef Bayat, la clase media pobre y la clase urbana pobre chocaron. “[La clase media-pobre] es una clase social diferente que no conocemos bien. Consiste en personas educadas pero pobres, conscientes de su pobreza”, escribió Sharq. Según Asef Bayat, “las protestas de noviembre de 2019 comenzaron por el aumento de los precios de los combustibles, pero de hecho fueron el resultado de una serie de diferentes insatisfacciones económicas, sociales y políticas en el país que se manifestaron de esta manera”. Luego comparó el levantamiento de noviembre de 2019 con las protestas de 2019 en el Líbano que comenzaron cuando el gobierno libanés impuso impuestos a WhatsApp, pero pronto estas protestas se volvieron políticas.

“Parece que durante las protestas de noviembre de 2019, los factores económicos jugaron un papel importante, pero la lógica política fue más crítica”, citó Sharq a Asef Bayat. Sharq luego escribe que el sistema gobernante no puede “satisfacer las necesidades de la sociedad”. “La gente siente que su voluntad no se refleja en la gestión del país y que el gobierno está en proceso de concretar sus propias ideas, lo que poco tiene que ver con las demandas y expectativas de la ciudadanía. Estas quejas incluyen la política nacional y exterior y las relaciones internacionales, especialmente en la región”, citó Sharq al Dr. Bayat.

La gente mostró su oposición a los objetivos malignos del régimen, como el aventurerismo regional, coreando lemas como “deja ir Siria, piensa en nosotros” y “Ni Gaza ni el Líbano, mi vida solo para Irán”. El diario Sharq también citó a Asef Bayat, comparando las principales protestas de Irán en 2019 con la Primavera Árabe, y agregó: “Estas protestas son las acciones colectivas de varios grupos sociales que exigen profundos cambios económicos y sociales. Ahora, nuevos medios de comunicación como Internet, Twitter, Telegram, etc., han hecho que la movilización sea más fácil y rápida. Hay una gran insatisfacción en la sociedad. Hay grandes grupos de activistas, la demanda social de cambio es clara y el gobierno no rinde cuentas en la práctica. En estas circunstancias, estas herramientas y métodos transforman protestas separadas de diferentes grupos como mujeres, trabajadores, aldeanos, desempleados o jóvenes en un levantamiento nacional”. Bayat luego le dice a Sharq que el levantamiento de noviembre de 2019 fue diferente de cualquier otro movimiento social en Irán en los últimos 40 años, incluidas las protestas generalizadas en 2009 y 2018. Le dijo a Sharq que las protestas en 2018 fueron de varios sectores de la sociedad que se unieron y formaron un levantamiento nacional que duró diez días. “Cada sector social también reivindicó sus propias demandas. Los agricultores protestaron por la escasez de agua, los trabajadores exigieron sus salarios atrasados, los acreedores defraudados pidieron los ahorros de toda su vida, los pobres exigieron un empleo decente y algunos exigieron seguridad. Había consignas políticas pero no muchas”, resaltó Bayat. “En mi opinión, este punto de inflexión fue tan importante porque la responsabilidad del gobierno de crear los fracasos y las crisis actuales se convirtió en el discurso común de los manifestantes con diferentes orígenes sociales”, escribió Sharq.

“Dije que los pobres de clase media jugaron un papel importante durante las protestas de 2018 y 2019”, dijo Bayat a Sharq. “En noviembre de 2019, chocaron las protestas de los pobres urbanos y de los pobres de clase media. Los miembros de la clase media pobre son educados, tienen títulos universitarios. Saben lo que está pasando en el mundo. Son plenamente conscientes de la tecnología de las redes sociales y de cómo utilizarlas. Tienen la aspiración de la clase media, pero se han unido a la clase pobre”, citó Sharq a Bayat, describiendo una nueva clase social y generación formada por jóvenes.

“Muchas de estas personas están desempleadas o tienen trabajos inestables y de bajos ingresos. Sus ocupaciones no están relacionadas con su campo de especialización o educación. Muchas de estas personas se ven obligadas a vivir en zonas pobres o barrios marginales”. Según los medios estatales de Irán, la población de pobres iraníes se ha triplicado en los últimos años en Irán, mientras que la tasa de desempleo, la inflación y los precios se disparan a diario. Por lo tanto, más personas se están volviendo pobres. Bayat luego advirtió a los funcionarios del régimen que “las protestas de noviembre de 2019 podrían haber sido una advertencia a los altos funcionarios para que ajusten el sistema de gobernanza y las políticas socioeconómicas y encuentren una solución a estos problemas económicos y sociales”. Pero el régimen incrementó sus medidas opresivas. “En cambio, parece que las autoridades están lidiando con este fenómeno social desde una perspectiva de seguridad política. Parece que la prioridad para ellos es cómo lidiar con los manifestantes y querer neutralizarlos. Vimos cómo el gobierno resolvió este problema”, agrega Bayat, refiriéndose a la sangrienta represión de las protestas de noviembre de 2019.

“La verdad es que mientras estos problemas socioeconómicos, deficiencias e insatisfacción pública sigan sin resolverse, es muy probable que ocurra un levantamiento masivo como el de noviembre [2019]”, citó Sharq a Bayat y agregó: “Lo que no se puede predecir es que cuando [suceden estas protestas] y qué las enciende “. Casi la mitad de la población iraní son jóvenes menores de 30 años. Esta generación no ha experimentado más que presiones sociales y económicas bajo el régimen de los mulás. Esta generación ha demostrado ser una amenaza para la existencia del régimen al formar la mayoría de los manifestantes iraníes durante el levantamiento masivo de 2018 y 2019. Los jóvenes iraníes se están uniendo cada vez más a las filas de las “Unidades de Resistencia”, una red interna de la oposición Mujahedin-e Khalq (MEK), que lleva a cabo docenas de actividades contra el régimen todos los días. En junio de 2021, la red estatal de noticias de estudiantes (SSN) escribió: “Este enemigo oportunista está reclutando jóvenes a gran escala. Si el estado les había prestado atención a estos jóvenes y no estaban frustrados, si el ciclo económico se basaba en las capacidades domésticas, no estábamos presenciando grupos de dos o tres jóvenes operando bajo el mando del MEK. Los esfuerzos de las agencias de seguridad durante todo el día e incluso el gran número de arrestos no han podido detener la expansión de las actividades del MEK. Este es el tema más peligroso”. Por lo tanto, el temor del régimen a la sociedad intranquila y la juventud desafiante de Irán no es infundado y evidentemente sigue creciendo.