Tuesday, January 31, 2023
InicioIssuesHuman RightsSe celebra el Día Mundial del Niño mientras niños son asesinados en...

Se celebra el Día Mundial del Niño mientras niños son asesinados en las protestas en Irán

El 20 de noviembre se celebra el Día Mundial del Niño , una ocasión para promover el bienestar de los niños. Mientras tanto, bajo el régimen de los mulás en Irán, las fuerzas de seguridad han matado a niños durante las grandes protestas que han azotado al país en los últimos dos meses.

Kian Pirfalak, un niño de diez años de Izeh, suroeste de Irán, fue asesinado por las fuerzas de seguridad el 17 de noviembre. Estaba con su familia y regresaba a casa cuando las fuerzas opresoras abrieron fuego contra su vehículo.

 

Los videos de Kian, que aspiraba a convertirse en ingeniero robótico, pronto se volvieron virales en las redes sociales. Este video donde se le ve hacer un bote para una competencia mientras saluda a la cámara desgarra el corazón de cada ser humano.

 

Kian no fue el primero ni desafortunadamente será el último niño asesinado por el régimen genocida de Irán. Desde que comenzó el levantamiento nacional en Irán, al menos 57 niños han sido asesinados. ¿Cuál fue su crimen? Buscar un cambio o anhelar la misma condición que otros niños en el mundo libre.

Nika Shahkarami, Sarina Ismailzadeh, Siavosh Mahmoudi y muchos más niños menores de edad han perdido la vida. Sus videos en las redes sociales muestran que estos niños inocentes estaban llenos de vida y esperanza por un futuro mejor. Tuvieron muchos sueños y deseos no realizados, que terminaron con balas y golpes.

La Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/MEK) ha publicado los nombres de casi 500 mártires de lo que muchos espectadores consideran la “revolución” democrática de Irán. Jóvenes, mujeres y niños constituyen la mayoría de las víctimas.

El 13 de octubre, Amnistía Internacional emitió un comunicado en el que condenaba los asesinatos de niños y subrayaba que su informe “arrojaba más luz sobre la determinación de las autoridades de aplastar con violencia las protestas generalizadas y en curso”.

“Si la comunidad internacional fuera una persona, ¿cómo miraría a estos niños y sus padres a los ojos? Bajaría la cabeza avergonzado por su inacción frente a la impunidad generalizada de la que disfrutan las autoridades iraníes por sus crímenes sistemáticos y graves violaciones de los derechos humanos”, ha dicho Heba Morayef, directora regional de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África.

De hecho, lo que permite que el régimen clerical continúe con su ola de asesinatos es la “impunidad generalizada” creada debido a la ignorancia de la comunidad mundial sobre lo que ha estado sucediendo en Irán.

En junio de 1981, el entonces líder supremo del régimen, Ruhollah Jomeini, ordenó a las fuerzas de seguridad que reprimieran una gran protesta organizada por el MEK en Teherán. Las fuerzas de seguridad dispararon contra los manifestantes y arrestaron a muchos más. Al día siguiente, el periódico estatal iraní Etalat publicó fotos de adolescentes arrestados ahorcados y les pidió a sus padres que los identificaran.

Mohsen Mohammad Bagher, un niño actor paralizado, fue arrestado a principios de la década de 1980 y luego fue ejecutado junto con 30.000 presos políticos en el verano de 1988. La mayoría de las víctimas eran miembros y simpatizantes del MEK.

La crisis de impunidad en Irán permitió que Ebrahim Raisi, uno de los principales culpables de la masacre de 1988, fuera seleccionado como presidente del régimen genocida. Raisi y el líder supremo del régimen, Ali Jamenei, ahora están usando la misma impunidad para matar a niños iraníes.

Generación tras generación, los niños iraníes no han probado nada más que miseria y privaciones. La teocracia gobernante de Irán envió a millones de escolares al frente durante la guerra Irán-Irak, usándolos como carne de cañón. Irán tiene uno de los números más altos de niños trabajadores. En las redes sociales circulan videos diarios que muestran a niños buscando comida en botes de basura.

Los niños iraníes no han recibido de su rico país bajo el régimen de los mulás más que pobreza. Sin embargo, la juventud iraní ha demostrado su determinación inquebrantable de recuperar Irán, particularmente durante los últimos dos meses.

A pesar de la brutalidad del régimen al matar a niños y jóvenes, los iraníes continúan su levantamiento. Las madres de los mártires, como la madre de Kian, juran vengar a sus hijos y cada funeral se convierte en otra protesta.

Esta valentía merece el apoyo internacional, y los gobiernos occidentales deberían ir más allá de las condenas. La verdadera solidaridad con el pueblo iraní reconoce el derecho a la autodefensa y responsabiliza al régimen por sus crímenes contra la humanidad. Estos pasos ponen fin a cuatro décadas de impunidad para la teocracia gobernante y ayudan a los iraníes en su lucha por asegurar un futuro brillante para las generaciones futuras.