Wednesday, February 1, 2023
InicioNewsMaryam Rajavi: La extensión de siete meses y las charlas sin fin...

Maryam Rajavi: La extensión de siete meses y las charlas sin fin dejan el camino abierto a que los mullahs obtengan armas nucleares

Maryam Rajavi:

El fracaso de un año, la extensión de siete meses y las charlas sin fin que burlan las resoluciones del Consejo de Seguridad dejan el camino abierto a que los mullahs obtengan armas nucleares y plantean un peligroso riesgo a la paz y seguridad global

CNRI – La Presidenta-electa de la Resistencia Iraní la Sra. Maryam Rajavi señaló que el fracaso de las negociaciones entre el P5+1 y la dictadura religiosa en el poder en Irán se debe a las concesiones injustificadas y la flexibilidad frente a los mullahs. Agregó: “burlar las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y extender sin fin las negociaciones dejan la puerta abierta a que el régimen obtenga armas nucleares, lo que entiende como una garantía para su supervivencia.

La extensión de esta maratón de 12 años de duración con el régimen clerical en vez de ejercer firmeza y endurecer las sanciones equivale a caminar en un túnel al final del cual no hay nada más que una bomba nuclear. Esta es una repetición de las mismas políticas y desatinos que han llevado a los mullahs a estar tan cerca de la bomba y plantean una amenaza mayor para la paz y la seguridad global y regional.

Enfatizó: “debido a la crisis interna, temiendo las consecuencias de abandonar la búsqueda de armas nucleares y respetando las líneas rojas impuestas por su líder supremo Ali Khamenei, el régimen en el poder en Irán esquivará tanto como pueda un acuerdo integral que bloquee el camino a la bomba”.

Obtener armas nucleares y dominar Irak son vitales para el padrino del EI y el banquero del terrorismo internacional. La extensión de siete meses solo provee al régimen una oportunidad mayor para hacerse a la bomba y no ofrece garantías o resultados que permitan el optimismo. 

La Sra. Rajavi señaló que el año pasado el régimen clerical fuer forzado a tomar un paso atrás y firmar el Plan de Acción Conjunto de Ginebra, bajo presión por las sanciones internacionales, aislamiento interno y las revelaciones nucleares de la Resistencia Iraní. Las repetidas concesiones sin garantías dadas por los poderes occidentales solo han alentado a Khamenei. La actual situación de estancamiento es resultado del vergonzoso silencio ante las flagrantes violaciones a los derechos humanos en Irán, incluyendo la ola de ataques con ácido a las mujeres, ejecuciones diarias y la exportación del terrorismo por parte del régimen y su intervención en Irak, Siria, Líbano y Yemen.

La Sra. Rajavi recordó que tras el acuerdo de Ginebra ella había dicho que cuánto el régimen iraní de pasos atrás y abandone su búsqueda de la bomba y se comprometa con sus obligaciones internacionales dependerá justamente del grado de firmeza por parte de la comunidad internacional frente a los siniestros designios de Teherán y su engaño inherente. Cualquier debilidad, retraso y concesiones solo incitarían a Khamenei a acelerar por la adquisición de armas nucleares a través del engaño y la mentira. 

Dirigiéndose a la comunidad internacional y a todos los defensores de la paz y la no-proliferación, la Sra. Rajavi enfatizó que implementar las resoluciones del Consejo de Seguridad -en especial el alto al enriquecimiento de uranio-, aceptar el protocolo adicional, y permitir a los inspectores de la AIEA acceso ilimitado a los centros sospechosos son indispensables para que el régimen renuncie a su búsqueda de armas nucleares. La experiencia ha mostrado que esto solo se podrá lograr a través de la firmeza y la imposición de un embargo completo a nivel diplomático, de petróleo y armas al régimen así como expulsándolo de Irak, Siria, Yemen y Líbano.

El reporte publicado la semana pasada por el Comité Internacional In Search of Justice dejó muy claro que el principio principal de los proyectos nucleares del régimen iraní está totalmente orientado a fines militares y que todas las actividades civiles visibles han estado al servicio del fin militar de adquirir la bomba. El régimen iraní nunca se ha ofrecido, como requiere el Tratado de No Proliferación, a reportar estas actividades a la AIEA; ha sido la Resistencia Iraní quien ha revelado estas actividades ilícitas. 

Secretariado del Consejo Nacional de la Resistencia Iraní