Wednesday, February 1, 2023
InicioNewsMasacre de 1988 en Irán: Primera sesión del juicio contra Hamid Noury...

Masacre de 1988 en Irán: Primera sesión del juicio contra Hamid Noury en Albania. Testimonio de Mohammad Zand

El ex preso político iraní, Mohammad Zand, testificó el miércoles en el juicio contra Hamid Noury, alias Abbassi, en Albania. El juicio de Noury fue trasladado de Suecia a Albania para poder escuchar los testimonios de 7 miembros del Mojahedin-e Khalq (OMPI-MEK) en Ashraf 3, incluido Mohammad Zand. Hamid Noury fue arrestado en 2019 debido a su papel en la masacre de 1988 de más de 30.000 presos políticos. Estos siete miembros del MEK presenciaron la conducta criminal de Noury durante la masacre en la prisión de Ghezelhesar.

En el verano de 1988, más de 30.000 prisioneros políticos, en su mayoría miembros del MEK fueron condenados a muerte por las denominadas “Comisiones de la Muerte”, basándose en una fatwa del entonces líder supremo del régimen, Ruhollah Jomeini. El actual presidente de Teherán, Ebrahim Raisi, era un miembro clave de la “Comisión de la Muerte” de Teherán, que tenía la tarea de identificar a los miembros “firmes” del MEK y condenarlos a muerte. Hamid Noury fue uno de los funcionarios penitenciarios que participaron activamente en esta masacre.

 

Algunos extractos del impactante testimonio de Mohammad Zand

Mohammad Zand fue arrestado en 1981 y pasó 11 años en prisión por apoyar al MEK. Su hermano, Reza Zand, fue ejecutado durante la masacre de 1988. “El 28 de julio de 1988, las autoridades penitenciarias dejaron de darnos periódicos”, dijo Mohammad Reza Zand. Según él, cuando Zand y varios otros presos se opusieron a esta decisión, fueron golpeados. “Davood Lashgari [un torturador] nos sacó de la celda y nos llevó al pasillo. Nos vendaron los ojos y nos preguntó cuál era nuestro cargo. Tan pronto como dijimos que somos partidarios del MEK, los guardias empezaron a golpearnos”, dijo Zand. “Un guardia de la prisión, Davood, que estaba entrenado en artes marciales, me dio una patada en el pie y me rompió el dedo del pie. Continuaron golpeándonos durante una hora”. Según Zand, después de una hora de golpizas, Lashgari les hace a los prisioneros la misma pregunta sobre sus cargos; cuando dicen “los partidarios del MEK”, él les dice: “Vuelvan a sus celdas. Iremos a buscarte el jueves”.

 

“Cuando regresé al pabellón, estaba en muy malas condiciones. Mi hermano Reza me vio y dijo que parecía muy enfermo. Me estaba cayendo al suelo cuando Gholam-Hossein Eskandari y Ramin Ghasemi me ayudaron a ir a las duchas, donde vomité. Esa noche traté de dormir con ese dolor”, dijo Zand. “El viernes 29 de julio, apagaron la televisión y prohibieron el tiempo al aire libre. Mi hermano, Reza Zand, estaba caminando con Mahmoud Royayie y dijo que esto ha ido mucho más allá del acoso ordinario. Tenemos que protestar”, agregó. Reza Zand tenía 21 años y era estudiante universitario de la carrera de tecnología. Fue arrestado en septiembre de 1981 junto con su amigo, Parvis Sharifi. Ambos fueron ejecutados durante la masacre de 1988. Cuando Mohammad Reza Zand le preguntó a Reza por qué pensaba que la situación no era normal, dijo: “¿No recuerdas lo que le hicieron a Masoud Moghbeli?”. Moghbeli fue transferido al llamado “Comité Conjunto” en marzo de 1988 para ser liberado. Las autoridades le pidieron que hiciera una entrevista, a lo que se negó. Por eso, le dijeron: “Ve y dile a tus amigos que pronto vendremos a buscarte”. “En nuestro último encuentro con nuestra madre, Reza le dijo que no me volvería a ver. Este régimen no nos dejará en libertad”, dijo Zand. “El 30 de julio, el guardia de la prisión entró y gritó ocho nombres, incluido el de Reza”, dijo Zand. “Me dio su anillo y su rosario de oración y me dijo que los guardara para recordarlo. Me negué a tomarlos, así que se los entregó a otro preso y dijo: “Adiós. Nos vamos”. Según Zand, alrededor de las 11 de la mañana, Hassan Ashrafian, otro partidario del MEK, ve a Lashgari y a varios agentes vestidos de civil que llevan una carretilla llena de cuerdas colgantes. Más tarde, Zand también los ve. “Dos o tres horas después, escuchamos gritos de ‘Muerte a Monafegh’ [un término despectivo que el régimen usa para referirse a los miembros del MEK]”, recuerda Zand. “Las ejecuciones comenzaron el 30 de julio de 1988. Primero ejecutaron a los prisioneros que fueron trasladados de Mashhad, incluidos Jafar Hashemi y el Dr. Mohsen Ghafour Maghrebi. Estos prisioneros defendieron abiertamente su identidad como simpatizantes del MEK”. “El 30 de julio, ejecutaron a quienes se negaron a dar entrevistas, incluidos Halal Layeghi y Mahshid Razaghi. Este último era miembro de la selección nacional de fútbol de Irán. El 31 de julio, vino el guardia y se llevó a los prisioneros que eran de Karaj. Estos prisioneros eran: Mehrdad Samadzadeh, Mehrdad Ardebili, Hossein Bahri, Zeinolabedin Afshun, Mohammad Farmani y Ali Osati, que era un amigo mío”, declaró Zand. Según Zand, todos fueron posteriormente ejecutados”, dijo Zand. “El 5 de agosto, trajeron a Gholamhossein Feiz a nuestro pabellón. Dijo que las ejecuciones habían comenzado y que se había enterado mientras estaba en régimen de aislamiento”. Gholamhossein Feiz le dice a Zand que “si me llevan a la comisión de la muerte, defenderé mi apoyo a MEK”. Feiz fue ejecutado el 6 de agosto.

Primer encuentro con la Comisión de la muerte

Poco después, Zand fue llevado a la “Comisión de la Muerte”. Allí, Hossainali Nayeri les preguntó si quería ser perdonado por Jomeini o no. “Dije que mi sentencia terminará pronto, y ¿por qué ejecutaste a mi hermano? Habría sido puesto en libertad en tres años”, responde Zand. Lo llevaron a otro pasillo. “Allí, pude escuchar las voces de Lashgari, Hamid Abbasi [Noury] y Naserian”. Según Zand, “Lashgari vino y gritó varios nombres y los llevó al anfiteatro, donde los prisioneros fueron ejecutados. Llevaron a Nasser Mansouri a la horca, aunque estaba paralizado”. El anfiteatro, o “Hossainieh”, se conoció más tarde como el “Salón de la Muerte”. “Después de aproximadamente media hora, vi a Mahmoud Zaki. Le pregunté qué dijiste cuando te preguntaron tus cargos. Dijo: “Dije que soy partidario del MEK. Más tarde nos dijo: “Han comenzado las matanzas. Mi deber es defender mi identidad como simpatizante del MEK”. Ali Haghverdi, que estaba con nosotros, también dijo lo mismo.

El segundo encuentro con la comisión de la muerte

Zand dijo: “El 13 de agosto, me llevaron nuevamente a la “Comisión de la Muerte”. Desafortunadamente, no pude defender mi identidad como partidario del MEK. Cuando más tarde me uní al MEK en Irak, les conté lo que vi y decidí seguir luchando por la libertad”. Posteriormente, Zand fue llevado a confinamiento solitario y pasó unos tres meses allí. Fue trasladado al pabellón general y la primera persona que vio fue Mahmoud Royaie. “Hasta donde yo sé, eres el último”, le dijo Mahmoud a Zand. “Antes había 160-170 prisioneros en ese pabellón. De todos los prisioneros en Gohardasht, esos pocos quedaron”. “Se me permitió reunirme con mis padres y mi hermana diez días después. Cuando me preguntaron dónde estaba Reza, les dije: ‘vayan y pregunten’, dijo Zand. “Después de unos días, llamaron a mi padre y le dijeron que fuera a la prisión de Evin con los papeles de identificación de Reza. Fue a la cárcel sin los papeles”, dijo Zand. “Allí le dieron un bolso, una remera y un reloj. Reza había roto su reloj cuando señalaba las dos en punto para indicar a qué hora lo habían ejecutado”.

Las autoridades del régimen intentaron intimidar al padre de Zand y le dijeron que no realizara ninguna ceremonia y lo obligaron a entregarles los documentos de identificación de Reza. “Cuando se negó, empezaron a golpearlo y le hicieron un simulacro de ejecución. Pero él dijo: ‘Ejecúteme. Me uniré a mi hijo”.

Simultáneamente al juicio, varios supervivientes de la masacre de 1988 y familiares de las víctimas se reunieron frente al tribunal de distrito de Durres. También compartieron sus historias con la prensa y arrojaron luz sobre los crímenes de lesa humanidad cometidos por el régimen.

 

Los miembros del MEK en Ashraf 3 celebraron una reunión en memoria de los mártires de la masacre de 1988, coincidiendo con el juicio de Hamid Noury. Algunos presos políticos hablaron en este evento y compartieron lo que presenciaron en las mazmorras del régimen. Hay cientos de ex presos políticos iraníes en Ashraf, muchos de los cuales estaban dispuestos a testificar en el juicio de Noury. Sin embargo, debido a la limitación de tiempo, solo unos pocos, como Mohammad Reza Zand, fueron aceptados como demandantes en el caso.