Wednesday, December 7, 2022
InicioNewsPreocupaciones europeas sobre el programa nuclear de Irán deberían generar presión multilateral

Preocupaciones europeas sobre el programa nuclear de Irán deberían generar presión multilateral

Preocupaciones europeas sobre el programa nuclear de Irán deberían generar presión multilateral

El sábado pasado los tres signatarios europeos del acuerdo nuclear con Irán de 2015 emitieron una declaración conjunta en la que sonaron la alarma por las últimas violaciones del régimen iraní y sus persistentes amenazas de alejarse más del acuerdo, a menos que la comunidad internacional capitule ante sus demandas. El ministro de Relaciones Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, incluso llegó a describir las últimas medidas como “avance de la capacidad desarrollo de armas nucleares de parte de Irán”. Al hacerlo, rechazó implícitamente la repetida afirmación de Teherán de haber descartado las aplicaciones militares de investigación y desarrollo que supuestamente están destinadas a la generación de energía nuclear y la investigación atómica.

En respuesta, el homólogo iraní de Le Drian, Mohammad Javad Zarif, acusó al gobierno francés de difundir “tonterías absurdas”. También afirmó que Francia, Reino Unido y Alemania no han hecho nada para preservar el acuerdo de siete partes del que Estados Unidos se retiró en 2018. “El JCPOA está vivo gracias a Irán y el E3”, dijo en Twitter.

Los comentarios comparativamente asertivos de Le Drian el sábado fueron una de las últimas señales de que existe un apoyo creciente para esta estrategia.

La declaración del sábado del E3 se refería a la decisión de Irán de comenzar a trabajar en la producción de uranio metálico, que puede enriquecerse hasta convertirse en un componente clave del núcleo de un arma nuclear. La declaración se refirió a “implicaciones militares potencialmente graves” y dijo que Irán “no tiene un uso civil creíble” para el material. Luego instó a los iraníes a volver al cumplimiento total, pero no dio una indicación clara de las consecuencias que podría enfrentar el régimen por no hacerlo. Mientras tanto, incluso el ministro de Relaciones Exteriores francés se unió al resto del E3 para asignar una responsabilidad equivalente a Washington y Teherán para volver a unirse al acuerdo.

Esto está muy en consonancia con el enfoque que tradicionalmente ha adoptado Europa para hacer frente a las amenazas y provocaciones iraníes, pero es precisamente el enfoque equivocado. Si los europeos logran convencer a la nueva administración estadounidense de que reanude incondicionalmente la participación en el Acuerdo Nuclear, significará darle a Irán exactamente lo que quiere, como recompensa por todas sus violaciones sistemáticas.

La afirmación del ministro de Relaciones Exteriores del régimen, Zarif, sobre la preservación del Acuerdo por parte de Irán es completamente falsa. Los europeos han hecho todo lo posible para mantener el acuerdo desde la retirada estadounidense. Incluso después de que Irán anunció que había detenido todo cumplimiento y el E3 activó un mecanismo de resolución de disputas que podría haber provocado que todas las sanciones se aplicaran a Irán, el jefe de política exterior de la Unión Europea dejó en claro que él y sus colegas estaban dispuestos a retardar ese proceso indefinidamente. Ha pasado un año y la UE debería tener algo que mostrar por su paciencia más que el regreso a un status quo que ha demostrado ser inviable.

Josep Borrell, el jefe de política exterior, dijo el lunes que la UE “lamenta profundamente las preocupantes medidas adoptadas por Irán” y considera que las últimas violaciones son cuestiones de especial “profunda preocupación”. Sin embargo, Borrell continúa expresando un compromiso casi servil de preservar el acuerdo en su forma actual. Su posición es compartida por algunos en Europa, pero todas sus razones están equivocadas. Reconocen que la continua expansión de la actividad nuclear de Irán representa una grave amenaza para la región y el mundo, pero en lugar de ver esto como una razón para inculcar al régimen las consecuencias de la mala conducta, la utilizan como justificación para una rendición aterrorizada.

Los europeos retratan esta noción de que la nueva administración de los Estados Unidos tiene una ventana estrecha para tomar medidas, pero esto es exactamente lo que el régimen está tratando de representar para hacer que Occidente levante las sanciones.

El enfoque correcto para el chantaje de Irán no es ofrecer más concesiones, sino construir una coalición internacional para ejercer más presiones sobre el régimen. Hacerlo pondría a la comunidad internacional en una posición no solo para prevenir la capacidad de armas nucleares de Irán, sino también para hacer avances positivos en el tratamiento de una amplia gama de problemas, desde las pruebas de misiles balísticos de Irán hasta la proliferación de milicias regionales respaldadas por Irán, hasta la tendencias actuales de toma de rehenes, abusos de derechos humanos y represión de la disidencia en Irán.