Wednesday, December 7, 2022
InicioNews“Régimen iraní saldrá más débil sea cual sea el resultado de la...

“Régimen iraní saldrá más débil sea cual sea el resultado de la farsa de elecciones”: Maryam Rajavi

CNRI – La presidenta electa de la Resistencia Iraní Sra. Maryam Rajavi afirmó que sin importar el resultado de la farsa de elecciones al parlamento del régimen y la Asamblea de Expertos –sin ninguna legitimidad ante los ojos del pueblo iraní- al final el régimen será debilitado en su totalidad, sus crisis internas se intensificarán y el resentimiento y la ira de la población hacia las facciones corruptas y criminales de los mulás se profundizará aún más.

La Sra. Rajavi agregó que el régimen clerical está basado en el rechazo absoluto de la soberanía popular y rechaza las elecciones libres. Esta farsa de elecciones es apenas un instrumento para imponer un califato medieval en pleno siglo XXI, sin mencionar que actúa como elemento para purgar facciones rivales. A pesar de que todos los candidatos son fieles al poder absoluto del clero, y han tomado parte en los crímenes del régimen durante años, una gran porción de ellos ha sido excluida por haber mostrado el más pequeño signo de discordia con el Líder Supremo Ali Khamenei. La reacción del presidente de los mulás Hasán Rouhani a la eliminación de los contrincantes ha demostrado una vez más que no tiene el deseo o la habilidad para llevar a cabo un cambio. Detrás de su retórica mentirosa el principal objetivo de Rouhani es preservar el régimen en su totalidad, así como conservar su posición.

La crisis en el régimen se ha intensificado tras su paso atrás en la intención de desarrollar un arma nuclear, y ha llegado ahora hasta los más altos círculos del poder. La hegemonía de Khamenei y la dominación al interior del régimen está en juego y el tabú de retarle y discutir su reemplazo se ha roto. Es ahora incluso parte de la discusión público diaria.

 Al formar un comité con la mayor parte de los altos comandantes del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), Khamenei personalmente supervisó la inmisericorde purga a las facciones rivales, pero no logró contener la crisis. Las advertencias diarias de los funcionarios del régimen sobre “una sedición más peligrosa que la del 2009” han expuesto sus miedos de otro levantamiento nacional.

La Sra. Rajavi declaró que la farsa de elecciones de esta semana será recibida con ira y odio renovado por parte del pueblo iraní hacia el régimen clerical y sus facciones. Agregó que como siempre el régimen intentará acudir al fraude y las mentiras para anunciar una participación astronómica. Pero este año, incluso círculos internos y marginalizados del régimen están hablando de la inutilidad de las elecciones. Por esto Khamenei ha recurrido de nuevo a la emisión de ridículos decretos religiosos (“fatwas”) diciendo que la participación en las elecciones es una obligación religiosa, que el voto en blanco viola la ley Sharia, y que “la participación de las mujeres en las elecciones no requiere el consentimiento del esposo”. Su objetivo es alentar a los leales al régimen y a sus familias a participar en las elecciones.

Por tanto, tras la firma del acuerdo nuclear, y en contraste a algunas expectativas occidentales, Khamenei ha intensificado su represión doméstica, despachado más fuerzas a Siria e intenta preservar su hegemonía en el parlamento y la Asamblea de Expertos en un inútil intento de prevenir la caída del régimen. Sin embargo la farsa de elecciones no tendrá un ganador al interior del régimen porque este perderá en su totalidad. Tanto el odio del pueblo iraní a este régimen como las disputas internas de éste se intensificarán y profundizarán

Secretariado del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán

24 de febrero de 2016