Saturday, November 26, 2022
InicioNewsValiente prisionera política reta al famoso Fiscal General del regimen iraní

Valiente prisionera política reta al famoso Fiscal General del regimen iraní

CNRI – Narges Mohammad se dirigió al Fiscal General del régimen iraní: “No me callaré hasta obtener mis derechos”.

La prisionera política Narges Mohammadi se dirigió en estos términos en una carta a este funcionario, Jafar Montazeri, quien la calificó de “un lado de un triángulo siniestro y un elemento despreciable”.

Tras la revisión del caso de Narges Mohammadi y la objeción de la sentencia, Jafar Montazeri respondió a la carta dirigida por 14 parlamentarios señalando: “en vez de apoyar un elemento despreciable como ella los parlamentarios deberían investigar el estado del caso e investigarlo bien”.

El fiscal general calificó de “siniestra” a Narges Mohammadi y señaló que sin embargo el poder judicial no revelará los documentos clasificados sobre ella. En una carta Narges Mohammadi le pide a Jafar Montazeri  publicar el escrito de su condena y los documentos de la defensa página por página así como su vida personal, para que todos estos documentos y cada parte del proceso sean juzgados por la opinión pública.

Al comienzo de su carta escribe: “le diré sin formalidades: le pido urgentemente que revele cualquier violación religiosa, legal o humana que yo haya cometido y estoy más que dispuesta a que mis crímenes sean revelados a los medios que usted controla. Recuerde, sin embargo que quien insistió en un juicio público fui yo, la acusada, y los que insistieron en el ocultamiento y el sigilo fueron el poder judicial”.

“Le sugiero que si pretende escandalizar y exponer cosas al público revise a los sospechosos en el caso Kahrizak, los ladrones del tesoro, los asaltantes a los dormitorios de la Universidad de Teherán y a los perpetradores de la masacre de 1988. Solo entonces podrá darse cuenta cuan ignorantes y negligentes fueron las autoridades y porqué nuestra sociedad está en la más grande de las miserias y tragedias”.

En otro apartado de la carta Narges Mohammadi agrega: “declare explícitamente que he visto y escuchado muchas ofensas e insultos morales en el confinamiento solitario en contra de las mujeres de parte de los guardias de seguridad. El día en que se revele todo lo haré explícito. Soy un ser humano, soy una ciudadana libre de mi país y no permitiré ninguna agresión contra mi dignidad, identidad ni mi humanidad y no me quedaré en silencio a menos que mis derechos sean obtenidos y se haga justicia. Así que espero que sus palabras tengan una base legal”.

“El poder judicial del que usted hace parte ha pasado una sentencia en mi contra y según la ley debo estar en prisión. No pretendo violar o evadirme y no regresaré. Sin embargo esté seguro que mi caso es como el de miles de activistas que no están en buenas condiciones pero lucharán con honor por sus vidas, su libertad, justicia y no se detendrán. Al final anuncio que estoy dispuesta a revelar cada página de mi defensa para que todos puedan juzgar quien es el despreciable y quien no lo es”.