Thursday, February 2, 2023
InicioNewsViceministro del Interior del régimen iraní admite cómo los mulás planearon la...

Viceministro del Interior del régimen iraní admite cómo los mulás planearon la represión durante las protestas de 2019

Viceministro del Interior del régimen iraní admite cómo los mulás planearon la represión durante las protestas de 2019

– Protestas del 2019 en Irán

Las declaraciones del viceministro de Seguridad y Aplicación de la Ley del Ministerio del Interior del régimen iraní confirman que la brutal represión de las principales protestas en Irán en noviembre de 2019 fue premeditada.

Durante una rueda de prensa el martes, Hossein Zolfaghari, viceministro de Seguridad y Aplicación de la Ley, dijo: “El Consejo Supremo de Seguridad Nacional había pronosticado los incidentes de noviembre de 2019. Nuestra intención era tener un precio fijo del combustible, que se situaba en 15.000 riales (…) y habíamos predicho protestas, habíamos predicho las consecuencias sociales de subir el precio del combustible. En las primeras horas posteriores a la declaración del plan no sucedió nada. Pero, a partir del viernes al mediodía, un grupo de fuera del país inició algunas acciones, algunas personas también estaban protestando, y luego sucedieron otras cosas”.

Los comentarios de Zolfaghari muestran que el régimen iraní era consciente de la inquietud de la sociedad iraní y se había preparado para oprimir cualquier voz de disidencia. Sin embargo, las protestas fueron tan grandes en todo el país que conmocionaron a los funcionarios del régimen y sacudieron los cimientos de la teocracia gobernante. Las demandas de la gente pronto se volvieron políticas, pidiendo un cambio de régimen y coreando consignas como “muerte al dictador”.

El líder supremo del régimen, Ali Jamenei, ordenó a la Guardia Revolucionaria “hacer lo que sea necesario” para reprimir a los manifestantes. Según la información recopilada por la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI/MEK), las fuerzas de seguridad del régimen mataron al menos a 1.500 manifestantes, 4.000 resultaron heridos y más de 12.000 personas fueron detenidas. Las posteriores condenas a muerte que el régimen dictó contra los manifestantes detenidos sugieren que los mulás tienen la intención de continuar la ola de asesinatos de noviembre para mantenerse en el poder.

Antes de Zolfaghari, el ministro del Interior del régimen, Abdolreza Rahmani Fazli, anunció que entre 200 y 255 personas perdieron la vida durante las principales protestas en Irán en 2019. A pesar de su desesperado esfuerzo por restar importancia a la brutalidad del régimen después de meses de silencio, sus comentarios subrayan una vez más la necesidad de que la comunidad internacional actúe y haga que el régimen de los mulás rinda cuentas por sus crímenes.

Defensores de los derechos humanos y grupos como Amnistía Internacional condenaron el uso de fuerza letal por parte del régimen para reprimir a los manifestantes: “El hecho de que tantas personas hayan recibido disparos sin representar ninguna amenaza demuestra la total crueldad de la ola de asesinatos ilegales por parte de las fuerzas de seguridad”, dijo Philip Luther, director de investigación de Amnistía Internacional para Oriente Medio y África del Norte, a este respecto.

En cuanto a la sociedad iraní y su inquietud, Zolfaghari admitió el martes que hubo 519 llamadas a protestas en los primeros cinco meses del último año (persa). “Este año, en el mismo período, hubo 1.702 convocatorias de protestas, lo que muestra un aumento del 227%”, dijo.

“Para evitar tensiones sociales, enviamos 610 informes estratégicos con sugerencias claras a las autoridades del país”.

Las protestas en curso en Irán confirman que a pesar de la brutal represión del régimen, los mulás no han podido sofocar por completo a la sociedad iraní y cualquier cosa podría hacer que la sociedad iraní explote. Para el régimen, la única respuesta posible es aumentar aún más su opresión, aunque esto no ayudará al régimen a salir de la crisis.

Sin embargo, los comentarios de Zolfaghari y Rahmani Fazli también destacan la necesidad de que la comunidad internacional intervenga y exija que los funcionarios del régimen rindan cuentas por sus crímenes, para evitar más brutalidades, como la reciente ejecución de Mostafa Salehi, quien fue arrestado durante el levantamiento de 2018. El poder judicial del régimen confirmó recientemente la sentencia de muerte para Navid Afkari Sangari, un campeón de lucha libre, que fue arrestado en 2018. Si la comunidad mundial no actúa de inmediato, el régimen continuará reprimiendo a los manifestantes.