Thursday, February 2, 2023
InicioNewsEDITORIAL: Irán, el levantamiento de noviembre de 2019, un año después

EDITORIAL: Irán, el levantamiento de noviembre de 2019, un año después

EDITORIAL: Irán, el levantamiento de noviembre de 2019, un año después

El anuncio de la triplicación de los precios de la gasolina en la tarde del viernes 15 de noviembre de 2019 inició un levantamiento nacional que duró varios días. La rápida expansión de las protestas, particularmente entre las generaciones más jovenes, y los más desfavorecidos que antes se creía eran la base del poder del régimen, sacudió los cimientos del régimen clerical.

El régimen reaccionó con la mayor brutalidad para preservar su dominio convirtiendo las protestas en un baño de sangre. La Guardia Revolucionaria, los paramilitares Bassij, la Fuerza de Seguridad del Estado (FSE) y los oficiales de civil utilizaron fuego real para atacar las protestas desarmadas con órdenes de disparar y matar. En algunas zonas, como Mahshahr, también utilizaron vehículos blindados, helicópteros y ametralladoras de gran calibre. Durante la represión murieron por lo menos 1.500 personas, 4.000 resultaron heridas y 12.000 fueron detenidas.

A pesar de esta barbarie, y aunque el aumento del precio de la gasolina actuó como la chispa, el levantamiento engulló a casi 200 ciudades, y los manifestantes pidieron el derrocamiento del régimen en su totalidad.

Lo que hizo que el levantamiento se diferenciara de los anteriores fue su carácter organizado, ya que las unidades de resistencia afiliadas a la principal oposición iraní, los Mujahedin-e Khalq (MEK), participaron activamente. El líder supremo del régimen, Ali Jamenei, admitió este hecho unas semanas después. Otro rasgo distintivo del levantamiento fue el amplio y destacado papel desempeñado por las mujeres, que demostraron un extraordinario valor y competencia en la dirección de las protestas.

Ahora, la pregunta fundamental y muy importante es si el levantamiento de noviembre de 2019 pertenece al pasado o es un movimiento continuo.

“Este levantamiento continúa, se expande y se profundiza. Está vinculado y apoyado por la resistencia organizada. El régimen no tiene salida y carece de cartas ganadoras” dijo el líder de la resistencia iraní, Massoud Rajavi.

El levantamiento de noviembre de 2019 y los disturbios de enero de 2019 demostraron lo correcto de esas observaciones. Hay muchas otras señales y razones también. Lo más importante es que las reacciones del régimen muestran claramente el hecho de que el espíritu del levantamiento de noviembre de 2019 está presente en la sociedad iraní como “brasas bajo las cenizas” y explotará tarde o temprano. Las siguientes razones subyacentes explican por qué el espíritu de resistencia y rebelión está vivo y en buen estado en el Irán:

– La pobreza y la miseria que han atenazado terriblemente al pueblo iraní en los últimos cuatro decenios se han exacerbado.

– La catástrofe del Coronavirus, un subproducto del encubrimiento, la mala gestión, la incompetencia y la corrupción del régimen, ha enfurecido al público, que culpa a los funcionarios del asombroso número de muertes e infecciones.

Durante el levantamiento de 2019, surgió una nueva generación joven que exigía un cambio fundamental y de régimen, tomando al régimen completamente por sorpresa. Una generación que ha crecido bajo este régimen y ha estado constantemente expuesta a sus campañas de propaganda y demonización contra el MEK, pero ha elegido seguir el camino del MEK y ha rechazado a su gobierno en todas sus facciones. Una generación que sólo piensa en la completa destrucción de este sistema y no tiene nada que perder. Una generación que está sedienta de libertad y justicia social y ha llegado a creer que la única manera de lograr esos ideales es derrocar al régimen. Una generación que ha sido y es el núcleo del levantamiento y no puede ser destruida. Esta es una generación nacida de la pobreza, el hambre, la opresión, la discriminación, el desempleo y la ira; una generación que tiene el potencial de convertirse y es la fuerza real de las unidades de resistencia.

En otras palabras, ambas causas subyacentes del levantamiento continúan existiendo, y también la juventud y las unidades de resistencia del MEK, teniendo la experiencia de levantamientos anteriores, se están preparando para el próximo.

Por otro lado, el régimen es mucho más vulnerable que en cualquier otro momento de sus 41 años de historia. Está rodeado de crisis irremediables a nivel interno, regional e internacional. La única razón de la supervivencia del régimen es su brutal represión, las ejecuciones y los ahorcamientos públicos de jóvenes.

Esta situación, por supuesto, no es oculta a los ojos de la gente, que ve la debilidad del régimen y adopta continuamente una postura agresiva contra el régimen. Esto se puede ver en los actos de conmemoración de los mártires del levantamiento por parte de las familias, la amplia difusión de imágenes y nombres de los mártires en diferentes ciudades, y en las declaraciones de apoyo de los prisioneros políticos, entre otros.

Por otra parte, el régimen, a pesar de sus acciones hostiles y viciosas, como la ejecución penal de dos héroes del levantamiento, Navid Afkari y Mostafa Salehi, y el arresto y la continuación de la tortura de los detenidos durante el levantamiento, muestra su temor y su debilidad.

En resumen, como dijo la Presidenta electa del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán (CNRI): “El levantamiento de noviembre de 2019 no fue un meteoro fugaz. Más bien fue una manifestación de la ardiente determinación que continuará hasta que la dictadura religiosa de los mulás sea derrocada”.