Friday, February 3, 2023
InicioNewsIrán: Nuevas detenciones de presos políticos revelan inseguridad del regimen

Irán: Nuevas detenciones de presos políticos revelan inseguridad del regimen

Irán: Nuevas detenciones de presos políticos revelan inseguridad del regimen

En los últimos días se han recibido informes sobre el reencarcelamiento de ex presos políticos iraníes. Además, algunos informes apuntan a una estrategia de acoso mucho más amplia, en la que las familias de activistas conocidos quedaron atrapadas en la última ola de represión por parte de las autoridades del régimen iraní. Gran parte de ese acoso se ha centrado directamente en la Organización de Muyahidines del Pueblo de Irán (OMPI-MEK)

En los últimos días de 2017, las protestas contra el empeoramiento de las condiciones económicas dieron lugar a un levantamiento nacional, que contó con eslóganes explícitos contra el gobierno y llamados por un cambio de régimen. En medio de ese levantamiento, el líder supremo del régimen, Ali Jamenei, pronunció un discurso en el que atribuyó este mensaje a la influencia social y la creciente fuerza organizativa del MEK.

Varias decenas de manifestantes pacíficos fueron asesinados en el transcurso del mes de enero de 2018, y desde entonces se han ejecutado a varios presos políticos por participar en esta y las posteriores protestas antigubernamentales de ese mismo año. El temor de Teherán al levantamiento también llevó al régimen a atacar a simpatizantes del MEK en el exterior y a utilizar una red terrorista dentro de las embajadas iraníes con ese fin. En julio de 2018, las autoridades alemanas detuvieron a un diplomático iraní de alto rango después de ser identificado como el autor intelectual de un complot frustrado para bombardear la reunión anual de expatriados iraníes organizada cerca de París por el Consejo Nacional de la Resistencia de Irán.

La última represión contra la disidencia dentro de Irán es una extensión de todas estas actividades, pero también es una respuesta a su repetido fracaso. Este desafío adquirió nuevas dimensiones en noviembre de 2019 cuando el anuncio del régimen de un aumento en los precios de la gasolina resultó ser la chispa de un levantamiento nacional aún mayor.

Durante poco más de una semana a mediados de ese mes, se produjeron furiosas protestas en casi 200 ciudades y pueblos, con muchas de las mismas consignas que habían definido el levantamiento anterior. El segundo movimiento de protesta seguramente habría durado más que el primero, si no fuera por el hecho de que inmediatamente se enfrentó a lo que pudo haber sido la peor represión política que Irán haya visto en más de 30 años.

Como era de esperar, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica tomó la iniciativa en esa represión, disparando munición real contra las multitudes y claramente disparando a matar. El CNRI publicó informes que indicaban que 1.500 personas habían muerto en varias ciudades, mientras que 4.000 más habían resultado heridas y 12.000 detenidas. Desde entonces, se ha revelado que varios de esos detenidos se enfrentan a la pena de muerte, mientras que todos los que todavía están tras las rejas corren un grave riesgo de tortura, infección por Covid-19 y negligencia médica.

El número de muertos de los incidentes de tiroteos de la Guardia Revolucionaria en noviembre pasado palidece en comparación con la masacre de prisioneros políticos de 1988, pero 1.500 es un número impactante de víctimas civiles desde cualquier punto de vista objetivo. De hecho, los partidarios de la Resistencia iraní han expresado su preocupación de que Teherán pueda haber evaluado la respuesta internacional a los asesinatos del año pasado para determinar si puede esperar salirse con la suya con más asesinatos, lo que podría acercar el número de muertos al récord establecido en 1988. Y si este es el caso, hay que reconocer que la comunidad internacional hasta ahora ha dado al régimen pocos incentivos para cambiar de rumbo y salvar la vida de los disidentes políticos.

Solo el 11 de noviembre, agentes del Ministerio de Inteligencia de Irán llevaron a cabo redadas en las casas de varios activistas y ex presos políticos, incluidos Saeed Asghari, Saeed Samimi y Kasra Bani-Ameriyan. Esas tres personas habían sido detenidas anteriormente en marzo de 2018, cuando el régimen aún se estaba recuperando de los efectos del levantamiento inicial. Todos habían sido sometidos a dos meses de interrogatorios antes de ser puestos en libertad bajo fianza, y su nuevo arresto no parece basarse en nada más que el deseo de ejercer más presión sobre aquellos a quienes el régimen teme que todavía puedan causar problemas o contribuir agitación.

Probablemente no sea una coincidencia que las redadas en cuestión coincidieran muy de cerca con el aniversario del levantamiento de noviembre de 2019. La Resistencia iraní ha realizado grandes esfuerzos para conmemorar ese aniversario durante las últimas dos semanas y para conmemorar a las 1.500 víctimas de las represalias de la Guardia Revolucionaria. Pero cuando han intentado hacerlo en espacios públicos dentro de Irán, sus esfuerzos se vieron obstaculizados por las autoridades del régimen, que incluso llegaron a cerrar cementerios donde estaban enterradas algunas de las víctimas. Tales acciones delatan la conciencia del régimen del significado simbólico del aniversario, así como del peligro subyacente de que los disturbios puedan reanudarse en cualquier momento.

Los funcionarios del régimen han reconocido ese peligro ellos mismos, a veces identificando al MEK por su nombre en sus advertencias sobre el estado explosivo de la sociedad iraní. Por tanto, no es de extrañar que figuras como Alireza Salar y Seyyed Reza Zargar hayan sido detenidas recientemente. Ambos individuos tenían seres queridos que eran miembros del MEK en la década de 1980.