Wednesday, November 30, 2022
InicioNewsTres mitos sobre las sanciones a Irán

Tres mitos sobre las sanciones a Irán

Tres “mitos” que rodean las sanciones a Irán -debatidas actualmente en el Congreso de los Estados Unidos- han sido desacreditados por Alireza Jafarzadeh, subdirector de la oficina en Washington del Consejo Nacional de la Resistencia de Irán.

El Sr. Jafarzadeh dijo que el Congreso estadounidense está determinado a no permitir un mal acuerdo con Irán en las charlas que se adelantan sobre el programa nuclear del régimen, pero que existe un riesgo al ignorar las lecciones de la historia sobre tratar con los mullahs de Teherán.

El primer mito es que más sanciones contra Irán llevarán al régimen a retirarse de la mesa de negociaciones, afirmó el Sr. Jafarzadeh.

Pero agregó: “Irán no puede permitirse levantarse de la mesa pues está desesperado y vulnerable. Tiene un genuino interés en asegurar el levantamiento de las sanciones existentes, lo que llevó al ímpetu inicial del régimen para hablar. Por tanto también, los cínicos argumentan que las sanciones llevarían a Teherán a acelerar sus actividades nucleares.”

 “El régimen está jugando un juego de desgaste, apuntando a debilitar la resolución estadounidense, ganar más concesiones y mantener su infraestructura nuclear. Las sanciones bipartidistas forzarán a Teherán a considerar aumentar la velocidad y el cumplimiento.”

Hassan Rouhani, presidente del régimen clerical admitió recientemente que la devastada economía del régimen no podría soportar sanciones adicionales, especialmente tras la reciente caida en los precios del petroleo.

Jafarzadeh esecribió en la página de internet de Fox News: “los mullahs tienen miedo de un pueblo desencantado ya en el límite. Con rampante desempleo, inflación y pérdida de ingresos por el petroleo, levantarse de la mesa no es una opción, especialmente si la posibilidad de nuevas sanciones pende sobre su cabeza”.

El segundo mito es que más sanciones provocarán que Teherán culpe a Washington de sabotear la diplomacia y empezar un camino hacia la guerra.

Agregó: “incluso con la caída de los ingresos petroleros -recortados al menos en un 45%- el presupuesto oficial de defensa ha subido un 30%, en su mayoría edstinado para el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica.”

“Y más dinero está siendo dirigido a Siria e Irak para ejecutar los designios de Teherán -un presupuesto que es el doble de  la financiación a todas las universidades públicas juntas-”

“Si las sanciones no logran forzar a Teherán a abandonar partes claves de su programa nuclear tras más de un año de negociaciones, entonces continuar las charlas sin ninguna presión adicional también fallará”.

“Funcionarios de primera línea de Estados Unidos han afirmado en repetidas ocasiones que, sin sanciones adicionales, la posibilidad de alcanzar un acuerdo con Irán es de menos del 50%. Así que, mientras Irán intenta desgastar a los negociadores occidentales, claramente mayor presión del Congreso es necesaria, no contraproducente”.

El tercer mito es que nuevas sanciones fortalecerían la “línea dura”en Teherán que quiere sabotear un posible acuerdo.

Agregó: “este es probablemente el mito más duradero en Washington que ha venido afectando la política con Irán. La idea de que hay elementos moderados en el cuerpo político de Irán, y que Estados Unidos debe acercarse a ellos para hacer más concesiones, es ridícula.”

“La frecuentemente citada dicotomía entre ‘línea dura’ y ‘moderados’ en Irán tergiversa equivocadamente un sistema cuyos elementos están unidos en sus objetivos estratégicos”.

“Rouhani -en si mismo un confidente de larga data del Líder Supremo Ali Khamenei- fue encargado por este de firmar en Plan de Acción Conjunta de noviembre del 2013. El Ministro de Asuntos Exteriores Zarif le dijo al parlamento iraní a comienzos de este mes que tenía la confianza plena de Khamenei para continuar con las negociaciones”.

“La experiencia nos ha mostrado que diplomacia sin presión nunca ha funcionado con los dictadores, especialmente en Teherán”.

“Esto pone al Congreso en el camino correcto. El proyecto de sanciones puede cambiar la situación. Fortalecería la posición de Washington mientras ayuda a frenar pacíficamente el avance de Teherán hacia la bomba. Una cosa es segura: el objetivo nuclear de Teherán no es para nada un mito”.